Venezuela y Corea del Sur fundan la nueva dinastía musical joven

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

Miniatura del artículoLa Sinfónica Juvenil de Caracas cerró la Gira Asia 2013 conformando permanentemente, según lo anunciado por el maestro José Antonio Abreu, la Orquesta Binacional Venezuela-Corea del Sur, que debutó este domingo 20 de octubre en el palacio imperial de Seúl.

La Sinfónica Juvenil de Caracas cerró la Gira Asia 2013 conformando permanentemente, según lo anunciado por el maestro José Antonio Abreu, la Orquesta Binacional Venezuela-Corea del Sur, que debutó este domingo 20 de octubre en el palacio imperial de Seúl.


Entre dos pagodas coreanas del Palacio Imperial Duksugung, Kyung Bok Gung, la Sinfónica Juvenil de Caracas -unida a la Orquesta de Los Sueños- presentó su último concierto de esta Gira Asia 2013


Iba a clases con una gorra para ocultar su rostro. Quería pasar desapercibido. No creía que alguien como él, de un pueblo muy pobre, alejado de Seúl, pudiese transformar su vida a través de la música. “Se marginaba a sí mismo, pero luego de seis meses aprendió que dentro de El Sistema la cooperación era la clave para cambiar su vida. Aquí los niños no están pensando en la música como una carrera, sino como una esperanza. Por eso les muestro videos de los músicos venezolanos para que sepan que, gracias al trabajo del maestro Abreu, podemos estudiar música”, relata Yon Youn Jong, profesor de trombón de la Orquesta de los Sueños, pionera de El Sistema Corea.

Los más de 100 chicos, entre 10 y 17 años, de esta orquesta, que forman parte de los 30 núcleos que desde el 2012 se han formado en el país asiático, dejaron los videos de un lado para sentir en vivo y directo, este domingo 20 de octubre, lo que significa tocar con la Sinfónica Juvenil de Caracas (SJC). Estaban atril con atril cumpliendo uno de los deseos del maestro Abreu: unir a través de la música a los pueblos.

La presentación de la Orquesta Binacional Venezuela-Corea inició bajo la batuta de Dietrich Paredes, quien dirigió la Obertura 1812 de Tchaikovsky

Fue en el histórico Palacio Kyung Bok Gung en donde se conformó la Orquesta Binacional Venezuela-Corea del Sur. Construido en 1395 por la dinastía Joseon, el edificio recibió a casi 1000 espectadores que fueron testigos del talento y la alegría de ambas agrupaciones.

Bajo la dirección del maestro Dietrich Paredes inició el concierto. El sol comenzaba a ocultarse mientras se escuchaba la famosa la Obertura 1812, compuesta por Pyotr Ilyich Tchaikovsky. Seguida de Aires de Venezuela, con arreglos de José Terenzio, ambas agrupaciones estaban amalgamadas, a pesar de tener tan sólo tres ensayos juntos. El maestro Chae Eun Suk tomó la batuta para conducir la emotiva obra, del coreano Yang Bang-ean, Frontier! voice from the east; para luego terminar con la Sinfonía Nº 5, de Ludwig van Beethoven.

En traje típico coreano, Andrés Rivas alzó la batuta para conducir la Overture for Arirang, pieza popular coreana

“Lo que ha pasado aquí marca un precedente importantísimo, al punto de que la Binacional será permanente, lo que generará grandes beneficios a muchos niños y jóvenes. En eso consiste el futuro, en seguir con esta orquesta, en mantener el intercambio entre profesores y en impulsar orquestas de cámaras, solistas y directores”, aseguró el maestro Abreu, quien invitó a la Orquesta de los Sueños, como lo hizo en Japón con la Sinfónica Infantil de Chiba, a presentarse en Caracas el año que viene.

Esta iniciativa, acordada entre Abreu y el ministro de Cultura, Deporte y Turismo de Corea del Sur, Yoo Jinryong, llevará a formar lo que el fundador del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela anunció como la Orquesta Sinfónica Juvenil Mundial. “Lo más importante de este encuentro fue el aprendizaje. El maestro es un líder único. Nos ha demostrado que la constancia y el esfuerzo pueden sembrar en el mundo un modelo educativo como el que creó. Sus proyectos serán muy exitosos”, afirmó el delegado gubernamental sobre el maestro Abreu, quien recibió durante la gira asiática el Premio Especial Cultura de Paz en Japón, país en el que la SJC ofreció cuatro conciertos, uno en Hiroshima y tres en Tokio.

Para cerrar este periplo por Asia de la Juvenil de Caracas, la Orquesta Binacional Venezuela-Corea del Sur ofreció dos bises que fueron dirigidos por el joven violinista Andrés Rivas. Vestido con un traje típico coreano, el músico alzó la batuta para conducir la Overture for Arirang, pieza popular coreana que fue muy aplaudida por el público, en el que se encontraba el director Sung Kwak. Para el cierre sonaron las notas del Mambo, de Leonard Bernstein.

“Les agradezco con el corazón haberme regalado un momento histórico. Era un poco difícil creer que íbamos a realizar este sueño. Hoy lo hemos logrado, gracias al maestro Abreu, quien hoy no sólo es el padre de la música en Venezuela, sino en todo el mundo”, reconoció Jae Eun Park, directora de El Sistema Corea del Sur.

El maestro Abreu fue reconocido por los coreanos por su esfuerzo en unir naciones a través de la música

La misión se cumplió: los jóvenes venezolanos llevaron a Asia el mensaje de paz y esperanza. Siete conciertos, dos de estos para conformar orquestas binacionales. Este es otro logro del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, cuyo órgano rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.