Venezuela impulsa desde la ONU el modelo de El Sistema como instrumento de prevención del delito para el mundo

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

El impacto positivo respaldado por estudios del BID y PNUD, respectivamente, así como la réplica del programa educativo en más de 70 países fueron expuestas como modelo de política pública para la inclusión social y promoción de cultura de paz

Con la participación de las delegaciones mundiales que acuden cada año a la Sesión de la Cumbre de Prevención del Delito y Justicia de Paz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), los representantes del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela (El Sistema) presentaron el modelo educativo y de inclusión social, que durante 43 años ha transformado la vida de niños, niñas y jóvenes que aprenden la música, alejándolos del ocio, la violencia y la delincuencia.

Con el respaldo de la Embajada de Venezuela en Austria se realizó el foro La música como instrumento de prevención del crimen y la violencia, promotor de inclusión social y cultura de paz, que contó con la participación de Eduardo Méndez, Director Ejecutivo de El Sistema; Rosicler Gómez Mackliff, representante residente adjunta del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); Martin María Krüger, profesor del Consejo Alemán de la Música; Lorena Lugo, coordinadora en Evaluación de Impacto sobre El Sistema; y Alexandra Martins, oficial de Prevención del Delito en la Sección de Justicia de la Oficina de la Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Durante su exposición, Eduardo Méndez recordó que basado en la Declaración Universal de Los Derechos Humanos, el Maestro José Antonio Abreu decía que faltaba agregar el derecho a gozar y/o participar del arte. “Cuando la música se convierte en algo natural, deja de ser un lujo. Un niño puede tocar el violín en su humilde hogar, otro en el garaje de su padre y otro puede participar en un concierto sin importar donde viva, si en una villa costera o una comunidad en las montañas. La pobreza material está siendo derrotada por la riqueza espiritual”.

Así inició su intervención el Director Ejecutivo de El Sistema, quien ofreció una breve historia de cómo nació El Sistema. “Enseñar la música en todos los rincones del país se convirtió en un método para democratizar el acceso al aprendizaje musical, a través de la asistencia del participante a nuestros centros de educación. Este es un modelo que busca la inclusión social a través de la enseñanza de la música. En los actuales momentos la metodología de El Sistema se ha globalizado, más de 70 países replican la iniciativa, los cuales en su gran mayoría han sido institucionalizados mediante convenios que garantizan su aplicación bajo los parámetros del modelo venezolano, cuya rectoría cuenta con el respaldo directo del Despacho de la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela. Esta forma de educación ha ido escalando en sus 43 años de labor, hasta convertirse en una política pública, que en el año 2000 empieza a masificarse para su crecimiento no solo en cantidad sino en las distintas formas de hacer música”, puntualizó.

Luego de hacer la presentación de los doce programas que conforman el plan académico de El Sistema, subrayó el resultado del estudio de impacto respaldado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en el cual pudo establecerse que la metodología de enseñanza de El Sistema “mejora el autocontrol y reduce las dificultades de conducta; así como el comportamiento agresivo. Por ende fomenta el respeto y el deseo de superación personal, siendo así un resultado para la conducta positiva en los niños y niñas participantes de nuestros programas de formación musical”.

Por su parte, Rosicler Gómez Mackliff recordó que desde 2002 el PNUD ha sido socio estratégico de El Sistema para la masificación de la música como instrumento de transformación e inclusión social. “Esta experiencia conocida como el milagro musical venezolano ha causado un gran impacto cultural y social, especialmente en los países que buscan disminuir sus niveles de pobreza, analfabetismo, marginalidad y exclusión en sus poblaciones infantiles y juveniles. Así como en aquellas naciones que tradicionalmente han cultivado las artes musicales. Ha demostrado que es una semilla real y sustentable de educación, integración social, progreso y paz”.

La funcionaria destacó que la cooperación entre ambos organismos alcanza una cuarta etapa, bajo un convenio suscrito hasta 2021, para asegurar la expansión de El Sistema en su tarea de inclusión masiva. “El apoyo del PNUD se enmarca en objetivos de desarrollo sostenible (ODS), pudiendo identificar los siguientes; poner fin a la pobreza en todas formas y en todo el mundo; igualdad de género, empoderando a mujeres y niñas; reducción de las desigualdades en los países y entre ellos; fomentar la paz y justicia a través de instituciones sólidas y sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo. Los resultados del estudio publicado en el cuaderno del PNUD evidencian que existe una inclusión social y que los núcleos crean oportunidades de inclusión, aprendizaje, convivencia y que la cultura de paz es un hecho ya que sus beneficiarios se reconocen como líderes en cultura de paz, se sienten queridos y admirados, prevalece la responsabilidad, respeto y compañerismo que los aleja del ocio, la violencia y del individualismo. Los participantes viven un proceso de transformación desde adentro que contribuye a hacer de la música un instrumento de paz”.
Lorena Lugo, Directora Sectorial de Proyectos de la Fundación Musical Simón Bolívar, expuso los efectos de la formación musical en el desarrollo infantil, una prueba aleatoria de El Sistema en Venezuela publicado en 2016, un estudio respaldado por el BID y destacado por numerosas publicaciones científicas. Luego de mostrar las formas de evaluación de impacto de la formación musical infantil, cuyo proceso duró cinco años, ofreció las conclusiones: “la participación en El Sistema puede mejorar las habilidades de autorregulación o la modulación de la emoción del comportamiento, pues se requiere una práctica dedicada y paciente, y una atenta supervisión del desempeño propio, ayudando a mejorar los comportamientos pro sociales y a reducir las conductas negativas. Realizar música en El Sistema beneficia al participante en la vinculación social, la cohesión grupal y metas compartidas que podrían al mismo tiempo mejorar las condiciones con sus pares y familiares; y a corto plazo podría tener impacto positivo en el desarrollo de la memoria funcional, las habilidades visuales y en la velocidad de procesamientos. Los niños, niñas y jóvenes marginados o expuestos a la violencia serían los más beneficiados, ya que el programa ofrece una oportunidad de desarrollo gratuita que incluye supervisión adulta en escenarios seguros y accesibles. Al final se sugiere que El Sistema puede jugar un papel importante como estrategia preventiva para promover impactos positivos en las niñas, niños y jóvenes en condiciones de vulnerabilidad, que viven en entornos violentos”.

Martin Krüger expresó su deseo de establecer una alianza para la enseñanza de la música bajo el esquema de El Sistema en Alemania. “El Sistema ha contribuido a ofrecer a sus músicos una gran identidad y eso es muy importante además de ofrecer la oportunidad de expresar la belleza a través de la música, cultivando los más altos valores de desarrollo humano y otorgando la mayor riqueza humana posible en el individuo. Resulta maravilloso conocer que las prácticas musicales en grupo y sus beneficios son reconocidos por importantes instituciones científicas en el mundo y que honran el deseo del Maestro Abreu de transformar desde lo individual a lo colectivo para un cambio en la sociedad”.

Alexandra Martins, oficial prevención del delito en la ONU, centró su ponencia en el desarrollo de las políticas de asistencia técnica a países en desarrollo en el área de la justicia infantil. Dijo que a través del programa global ONUDD se está desarrollando un programa de impacto de la música como instrumento para prevenir la violencia y sistematizar las mejores prácticas, a fin de que sean usadas por países con grandes necesidades de atender los problemas que potencian el crimen y la delincuencia. “Todo lo que hemos visto de belleza nos ha tocado el corazón, y ahora sentimos que es una necesidad convencer al mundo del impacto de la música como una política pública contra el crimen y la violencia para salvar a los niños, niñas y adolescentes que cada día mueren como víctimas por esta causa”.

La invitación final se orientó a lograr voluntades para presentar en los años venideros un estudio sobre los beneficios de El Sistema que pueda llegar al resto de los continentes, como una invitación a incorporar la música en materia de prevención del crimen y la violencia. Para cerrar el embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Austria, Jesse Chacón, agradeció a las autoridades de esta prestigiosa casa de estudios, quienes ofrecieron sus espacios para mostrar la metodología de El Sistema, el cual ha traído grandes aportes a Venezuela y el mundo.

Viena sigue aplaudiendo.- Durante las jornadas de presentaciones, el ensamble que representa el Programa Alma Llanera también generó admiración y asombro durante su actuación en el Stand dedicado a El Sistema como un modelo de inclusión social para el mundo. El público congregado en los espacios de La Rotonda, en la ONU, aplaudió la manifestación que promueve el sonido de nuestras tradiciones musicales; del mismo modo se dejaron contagiar por el ritmo cadencioso de la Orquesta Latinocaribeña del Núcleo 23 de Enero, cuya actuación puso de manifiesto el magnetismo que ejercen los sonidos del Caribe.

Las presentaciones continuaron en la Universidad de la Música y las Artes de Viena, donde también se desarrolló el foro dedicado a la promoción de El Sistema, un modelo de inclusión social para el mundo. De igual forma se presentaron el Ensamble de Alma Llanera, la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela, la Coral Nacional Simón Bolívar y el Coro de Manos Blancas, ganando aplausos nuevos a su excelencia interpretativa.

Gracias al apoyo del Gobierno venezolano, la gira Austria 2018 continuará su programación hasta el próximo 18 de mayo con más intercambios y exposiciones del modelo musical del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, cuyo órgano rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela