Poder ver a mi edad el fruto de años de trabajo es una gran satisfacción

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

 

Yonathan Villarreal / Prensa FundaMusical BolÍvar
Este jueves 9 de febrero continúa el Ciclo de Conciertos Cátedra Maestro José Francisco del Castillo con la presentación del joven solista Rayson Cumare y la Orquesta Sinfónica de Caracas, dirigidos por el maestro Dietrich Paredes

Créditos: Erika Perera

El ciclo de conciertos que lleva el nombre del maestro José Francisco del Castillo se enmarca en una programación dedicada a la cátedra de la Escuela de Violín que preside este insigne músico venezolano. A él se le atribuye la grandiosa técnica y musicalidad de los jóvenes que conforman las filas de violines de las principales agrupaciones orquestales de El Sistema.

Para el maestro Del Castillo, este ciclo de conciertos representa un gran reconocimiento a la labor pedagógica que ha llevado durante 49 años. “Ha sido para mí un regocijo tener la oportunidad de presentar a todos mis alumnos acompañados por tres de las orquestas pilares de El Sistema, con repertorio de los grandes conciertos de violín”.

Son 12 los estudiantes que actualmente reciben clases del maestro. Cuatro de ellos ya se han presentado en el ciclo, interpretando exigentes conciertos del repertorio para violín. En esta oportunidad le corresponde al joven Rayson Cumare. Con apenas 13 años de edad tocará el Concierto para violín y orquesta N° 5 en La menor, Op. 37, del compositor belga Henri Vieuxtemps, acompañado por la Orquesta Sinfónica de Caracas (OSC) y su director, el maestro Dietrich Paredes.

Del Castillo se refirió al alto nivel que requiere esta interpretación. “Es un concierto muy virtuoso e implica grandes dificultades técnicas, pero Rayson es un niño muy solvente”, dijo mientras escuchaba al joven practicando el concierto.

Cumare es oriundo de Quibor, estado Lara. Comenzó a tocar violín cuando tenía 7 años de edad, motivado por su hermana mayor quien también es violinista. El joven músico se siente feliz de presentarse con la OSC y valora lo enriquecedor de recibir clases del maestro Del Castillo. “Ha sido un aprendizaje progresivo y muy efectivo. Estoy muy emocionado de tocar con esta orquesta. Me siento orgulloso de mi trabajo”.

Durante casi medio siglo y siete generaciones de violinistas, muchos han sido los alumnos que han recibido clases de este maestro. Los nombres de Dietrich Paredes, Diego Matheuz y Gustavo Dudamel son los primeros que menciona. Igualmente recuerda a Ramón Román, Alexis Cárdenas y Ana Beatriz Manzanilla, destacados ejecutantes del instrumento que han llevado consigo sus enseñanzas fuera de nuestras fronteras. “Yo estuve muchos años en plan de solista tocando en ciudades de Europa, pero el legado que uno deja como pedagogo es extraordinario. Poder ver a mi edad el fruto de años de trabajo es una gran satisfacción”.

En su carrera como solista, Del Castillo se presentó bajo la dirección de grandes maestros y estrenó obras del repertorio violinístico contemporáneo. Así mismo, realizó giras de conciertos actuando en escenarios de Inglaterra, Suiza, Alemania, Noruega, Holanda, Austria, siete ciudades de la Unión Soviética, y casi todos los países de Centro y Sudamérica.

El maestro observa el nivel musical que desarrollan hoy en día los jóvenes como Cumare y asegura que es el resultado de un trabajo generacional, que continúa apoyando. “Aunque ya estoy jubilado sigo dando clases. Ver que toda esta generación de jóvenes tenga la oportunidad de presentarse con orquesta, lo cual es muy difícil en otros países, solo sucede acá gracias a El Sistema”.

Antes de que se fundara El Sistema, Del Castillo ya impartía clases a muchos de los pioneros de este proyecto musical que hoy es reconocido más allá de nuestras fronteras. Según su experiencia, ese camino recorrido se traduce en lograr transmitir una misma enseñanza. “En la escuela tenemos excelentes maestros, muchos de ellos estudiaron con alumnos de mis alumnos, después pasaron a mis alumnos y luego llegaron a mis clases”.

Para el maestro Del Castillo el futuro de la música en Venezuela es promisorio y los músicos que siguen formándose son cada vez mejores. “Siempre lo he dicho. Estamos ante una generación de jóvenes músicos que nunca hubiésemos soñado años atrás. Niños de 16 años tocando conciertos de los más altos niveles. Eso nunca se había visto”.

Luego de 42 años dedicado a formar músicos en El Sistema, Del Castillo afirma que el resultado es notorio. “Es una cosa increíble el trabajo que se ha hecho. Toda la tenacidad, el tesón y la inteligencia de José Antonio aplicada al proyecto son extraordinarios. Ver la efervescencia de la juventud por estudiar música es impresionante. Esto es el resultado de la dedicación de todos los profesores que han apostado y crecido con El Sistema”.

Este jueves 9 de febrero a las 4:00 pm se podrá apreciar parte de ese trabajo, cuando el novel solista Rayson Cumare haga gala de su virtuosismo y de las lecciones aprendidas, acompañado por la OSC y dirigido por Dietrich Paredes, en la Sala Simón Bolívar del Centro Nacional de Acción Social por la Música.