NIS apoyó actividades en el Día Mundial del Niño Prematuro

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

 

Mariengel Gómez / Prensa FundaMusical Bolívar
El pasado 17 de noviembre, el Programa Nuevos Integrantes de El Sistema se unió a las actividades del Día Mundial del Niño Prematuro con un mensaje de solidaridad y optimismo a través de la música.

La música tuvo un escenario distinto. La Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) y las habitaciones del Hospital Materno Infantil Dr. Pastor Oropeza de Caricuao se llenaron de jóvenes intérpretes de guitarra y arpa que tocaron canciones de cuna y melodías infantiles para los niños que anticiparon su llegada al mundo. La ejecución de los músicos de El Sistema hizo que el llanto de los bebés se apaciguara y aparecieran sonrisas en los rostros de sus madres.

Tal como lo establece la Organización Mundial de la Salud, cada 17 de noviembre se conmemora el Día Mundial del Niño Prematuro, con el fin de crear conciencia sobre el parto pre término y brindar apoyo a los padres y familiares que atraviesan esta difícil situación. Como Embajadores de Buena Voluntad de Unicef, jóvenes intérpretes de El Sistema promovieron la integración social y brindaron apoyo a través de la actividad que mejor saben hacer: tocar música.

Entre los bebés prematuros que se encontraban en el centro asistencial estaba Moisés de Jesús Pedroza, pequeño con 10 días de nacido a las 36 semanas de gestación, junto a su madre Brenda Pacheco, que agradeció la visita inesperada: “Es una bella iniciativa, porque nosotros estamos tristes; queremos salir del hospital, pero deseamos que nuestros hijos salgan sanos, y que estos jóvenes vengan a animarnos con este tipo de gestos, nos alegra bastante”.

La doctora Ana Rosa Colmenares, Jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, acompañó el recital y observó con detenimiento el cambio en la frecuencia cardíaca en los bebés de la UCIN, a medida que alternaban canciones con distintos ritmos. “Nos parece interesante la iniciativa de la terapia musical. Tengo la impresión de que hay algunos niños que se mejoran con el concierto que les hacen. Por otra parte, hay otros que se agitan un poco, sería interesante poder hacer una evaluación más objetiva y profunda con los parámetros de monitoreo de frecuencia cardíaca y saturación durante los conciertos”, comentó.