La batuta de Joshua Dos Santos conducirá a la OSSBV en un viaje por dos continentes

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

La música de Gustav Mahler, Inocente Carreño, Heitor Villa-Lobos y Hector Berlioz constituirá un repertorio que, programado en dos conciertos (18 y 19 de junio), mostrará un versátil trabajo que permite elaborar la experiencia de la principal orquesta de El Sistema

El 18 y el 19 de junio el Centro Nacional de Acción Social por la Música será sacudido no solo por la experiencia de los músicos de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela (OSSBV), sino por el diverso y vívido repertorio que, liderado por el joven y talentoso director Joshua Dos Santos, recorrerá la música de dos continentes. La música de varias épocas.

Dos Santos, quien asiste regularmente a Gustavo Dudamel en las giras internacionales de la orquesta emblema de El Sistema, subirá al podio de una Simón Bolívar constituida en gran parte por su generación precursora, para encabezar la interpretación de la sobrecogedora Sinfonía Nº 9 de Gustav Mahler, considerada no solo la mejor de sus composiciones sino heredera de una gran carga dramática. Este concierto será el miércoles 18 y el martes 24 de junio, a las 5:00 p.m. en la Sala Simón Bolívar.

“Entrar en el mundo Mahler para mí ha sido un reto bastante grande que he podido trabajar de cerca con el maestro Gustavo Dudamel cuando cuando comenzamos a preparar el Proyecto Mahler (2010). Esta sinfonía es, sin duda, una de sus más grandes obras y hacerla en esta oportunidad con la OSSBV ha sido un proceso de maduración para mí porque esta generación de la orquesta la ha tocado en diferentes oportunidades y con diferentes directores. Ha sido magnífico alimentarnos el uno del otro. Estoy seguro de que a la gente le va a encantar el resultado de este concierto”, expresó Dos Santos quien fue formado como violonchelista y director en el seno del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela.

Jueves y lunes sonarán a Margarita, Brasil y Francia

Quizás una de las batutas más preparadas para ejecutar repertorio latinoamericano es este joven, ya que la música de la región ha sido un área focal en su trabajo desde el podio. Entre 2010 y 2011 condujo el estreno mundial de varias obras de compositores de América Latina, y en sus compromisos regulares en Venezuela y el exterior se dedica a hacer lo propio con el fin de darles difusión.

El jueves 19 de junio y el lunes 23 la principal orquesta de El Sistema volará de Austria a Venezuela para aterrizar en territorio insular. Esta cita comenzará también a las 5:00 p.m., y cubrirá a la Sala Simón Bolívar con la interpretación de una de las obras más representativas del nacionalismo musical: la glosa sinfónica Margariteña de Inocente Carreño, construida en 1954 con temas folclóricos de la isla como un homenaje por ser el lugar natal del compositor.

El amor de Heitor Villa-Lobos por su tierra será el contexto siguiente en el que Joshua Dos Santos y los músicos colocarán al público. La admiración por el estilo y la forma de la música de Johann Sebastian Bach, fusionada con los sonidos propios de Brasil, fue la experimentación que dio como resultado las Bachianas brasileras, una serie de obras que no cumplen una plantilla instrumental fija y que Villa-Lobos compuso por separado. De ellas, la Simón Bolívar interpretará la número 2 (1930), concebida para orquesta de cámara.

“Un final monumental” asegura Joshua que será el de este concierto. De narrar lo producido por amores nacionalistas suramericanos, la orquesta se trasladará hacia atrás en el tiempo y llegará a Francia para describir la pasión que a los 23 años sacudió al intenso Hector Berlioz gracias a una actriz irlandesa. Aunque el sentimiento no fue correspondido, sí sirvió de estímulo para componer su Sinfonía fantástica (1830). Esta obra, considerada asombrosa y vívida desde su estreno, será la última de un variopinto repertorio que dicho sea de paso, formará parte de la próxima gira internacional que emprenderá la Sinfónica Simón Bolívar bajo la batuta de Gustavo Dudamel.