El Sistema volvió a tocar la fibra social en la ciudad de Salzburgo

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.


Publicado por: Andreína Gómez- Prensa FundaMusical Bolívar- Mppdpsgg

En una nueva visita de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela a esta ciudad austríaca se reafirmó el poder transformador de las artes, en un encuentro de los músicos venezolanos con los niños que integran el programa Superar. Los pequeños que están comenzando el aprendizaje musical tuvieron la oportunidad de tocar junto al maestro Gustavo Dudamel

El alcance social del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela volvió a ser noticia en la ciudad de Salzburgo, donde la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela estuvo de visita. Un encuentro de los músicos venezolanos con la agrupación del programa Superar -creado en Austria siguiendo la filosofía de El Sistema, para atender a niños y jóvenes de distintas nacionalidades, bajo estrato social, diversidad étnica y hasta refugiados- volvió a evidenciar el efecto transformador de la práctica colectiva del arte.
La interpretación de la obra Cuadros de una exposición, de Modest Mussorgsky, junto a los integrantes de la OSSBV, incluyendo a su director, Gustavo Dudamel, fue muy bien recibida. Los atriles de los participantes de Superar fueron ocupados también por los artistas venezolanos, quienes llenaron de inspiración a estos niños que se están iniciando en el aprendizaje musical. La actividad estaba concebida como una muestra para el maestro Gustavo Dudamel. Sin embargo, se transformó en un intercambio, dada la espontaneidad del momento y la cercanía profesional con Christoph Konz, violinista de la Filarmónica de Viena, quien además dirigió la interpretación de los pequeños de Superar.
El intercambio tuvo lugar al finalizar una conferencia de prensa para anunciar la producción discográfica que, bajo el sello de la Deutsche Grammophone, presentará este año la Filarmónica de Viena, conducida por Gustavo Dudamel. El anuncio del disco, que involucra una participación especial de los integrantes de Superar, ya que la carátula muestra un diseño realizado por los niños de la agrupación, fue la ocasión perfecta para reafirmar la labor social de El Sistema en la ciudad natal de Wolfgang Amadeus Mozart.
La presencia de El Sistema en Salzburgo está marcada por la influencia del pensamiento del maestro José Antonio Abreu, fundador del programa pedagógico y social replicado en más de 50 países alrededor del mundo. La relación entre Venezuela y Austria que se inició en 2008, tuvo sus más fructíferos resultados durante la residencia protagonizada por 1400 músicos de nuestro país en el Festival de las artes celebrado en Salzburgo, durante el verano de 2013.
La presentación de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela con varias funciones a casa llena, incluyendo el estreno de la interpretación de la Gran Misa en Do menor de Mozart junto a la Coral Nacional Juvenil Simón Bolívar en la Colegiata de San Pedro, los conciertos de las orquestas juveniles, la presencia del Coro de Manos Blancas y el debut de la Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela lograron romper todos los esquemas de los espectáculos orquestales presentados hasta entonces en esta cita artística de la ciudad austríaca.

En esa ocasión, el maestro José Antonio Abreu ofreció un discurso, calificado por las autoridades del Festival de Salzburgo como memorable. En la ceremonia de apertura de la programación de conciertos, el fundador de El Sistema se pronunció sobre el derecho de las juventudes del mundo a recibir las artes como herramienta para cambiar sus vidas y llenar sus entornos de oportunidades encaminadas a elevar el pensamiento y con esto dotar a los pueblos de una nueva riqueza espiritual.
“La misión del arte en el ámbito de la nueva generación trasciende el horizonte de los valores estéticos para proyectarse, con creciente intensidad, sobre el amplio y vital dominio que  abarca, desde la formación humanística integral de la personalidad, hasta la plena inserción del joven y el niño, mediante su desarrollo artístico, en una vida social constructiva, fecunda y ascendente. La nueva generación musical latinoamericana constituye excelso testimonio de un Continente  que, en las Orquestas  y Coros Juveniles e Infantiles, encuentra moderno paradigma”, fue una de las primeras reflexiones que conmovieron a la audiencia presente en este acto, que contó además con la presencia del presidente federal, Heinz Fischer, la presidenta del festival de Salzburgo, Helga Rabl-Stadler, y las máximas autoridades de Austria.

Abreu también dejó a consideración de las instancias internacionales una propuesta que podría definir un nuevo perfil humano: “Democratizar el Sistema Educativo al extremo de garantizar a todo niño plenario acceso a la Literatura y al Arte, al Pensamiento Filosófico Superior y a la Vida  Ecuménica  gozosamente compartida,  no puede ser concebido  sino como causa prioritaria, insoslayable y emergente para una profunda y valedera transformación de la Sociedad Civil y del Estado. De ahí que, como músico y como artista, me atrevo a proponer que el Festival de Salzburgo impulse, en esfuerzo conjunto y solidario con la UNESCO, el Proyecto Mundial Pedagógico capaz de asumir la Educación Artística como reto gigante para la intelectualidad y el mundo artístico de hoy, unidos por el ideal de garantizar Educación Artística y Formación Estética a todo niño y joven que, hoy desde el aula y, mañana con poderosa y visionaria creatividad, sean capaces de imaginar y soñar la vida como auténtica Obra de Arte en perpetua eclosión y recreación, iluminada por los ideales de Justicia, Paz y perpetua Esperanza”.

Bajo esta filosofía, el maestro Abreu ha construido su obra, que lleva 41 años tocando el sentimiento de un país, y que en Venezuela sigue sumando voluntades y sobrepasa la cifra de 787.000 niños y jóvenes tocando y cantando en todo el territorio nacional. Este programa pedagógico y social también se multiplica en el resto del mundo, materializando el sueño de hacer de la música un vehículo para la inclusión de todos, sin distingo de razas, condiciones, nacionalidades o diferencias de pensamiento.

El reconocimiento sigue siendo un logro sostenido del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, cuyo órgano rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.