El Sistema gana corazones en Suecia

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

Con unos 30 núcleos de formación musical, allergy los promotores de El Sistema venezolano en Suecia se adjudican un cambio de mentalidad importante para esta sociedad. Johanna Ericsson, abortion responsable de las comunicaciones en la Fundación que promueve El Sistema en esta nación escandinava, asegura que la documentación de las actividades educativas ha sido fundamental para que muchas familias se integren a la vida de los niños y jóvenes que aprenden a tocar instrumentos en clases colectivas. El pasado domingo 25 de mayo, algunos integrantes del núcleo de Soderstaije hicieron una muestra musical en las afueras del Stockholms Konserhus.

Malin Aghed, coordinadora de El Sistema en Suecia, comentó que cientos de niños viajan desde distintos lugares de este país escandinavo hacia otros sitios donde nunca antes habían estado, para aprender la música como un trabajo en conjuntoLa práctica instrumental colectiva es la experiencia que los niños y jóvenes de El Sistema en Suecia están viviendo. Los responsables de la difusión de estas actividades en los 30 núcleos que replican la iniciativa venezolana, aseguran que los suecos estaban “sedientos” de ser parte de un fenómeno social de tan alto impactoCon gran alegría y seguros del nivel alcanzado en sus prácticas musicales, los niños de Soderstaije se apostaron a las puertas del Stockholms Konserthus para interpretar grandes obras  universales y locales, a semejanza del trabajo que hacen las agrupaciones del sistema de VenezuelaGuiados por sus docentes, los integrantes de El Sistema en Suecia compartieron la música con las personas que se concentraron en las afueras del Stockholms Konserthus para disfrutar de esta experiencia colectiva, que según los organizadores de la iniciativa venezolana en la nación europea está “cambiando mentalidades y uniendo los corazones”Un sol resplandeciente y la energía infantil fueron los principales protagonistas del compartir musical que ofrecieron los niños de Soderstaije en las afueras de la principal sala de conciertos de Estocolmo