Destacadas batutas femeninas hacen su carrera en El Sistema

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

 

María Teresa Canelones- Zarayth Fermín- / Prensa FundaMusical Bolívar
Una veintena de mujeres han subido al podio para asumir el desafío de dirigir con naturalidad y precisión. Teresa Hernández, responsable de la Cátedra de Dirección no duda en señalar que estas profesionales están preparadas para tomar la titularidad de agrupaciones consolidadas

Dentro del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela una veintena de directoras lleva la batuta del repertorio sinfónico, al mismo tiempo que siguen su formación en este campo, con el objetivo de ejercer la titularidad de las grandes agrupaciones musicalmente consolidadas.

De esta realidad habla con gran entusiasmo Teresa Hernández, responsable de la Cátedra de Dirección de Orquesta de El Sistema, quien destacó que en nuestro país muchas mujeres talentosas han ejercido este rol con profesionalismo y entrega. “Tenemos una tradición de mujeres dispuestas, sin prejuicios, que quieren hacer su trabajo con naturalidad y precisión”.

Recordó que en los años 80 se incorporaron a la dirección orquestal talentosas profesionales de la música como Rosa Briceño, quien fue la directora de la Banda Marcial de Caracas, y en la actualidad son referencia en este campo Raquel Castillo y Beatriz Ripoll.

Refirió que en Venezuela la tradición en la dirección orquestal de las mujeres se inició en el siglo XX con la pianista y compositora Teresa Carreño. Más adelante destacaron Nazyl Báez Finol, quien rescató la música sacra y venezolana de la época colonial, además de María Guinand, especialista en música coral e Isabel Palacios, estudiosa de la música barroca. También destaca en el campo coral, la directora Lourdes Sánchez, quien viene sumando logros profesionales al frente de la Coral Nacional Simón Bolívar, perteneciente a El Sistema.

Vale recordar que históricamente la dirección orquestal es un oficio popularizado por grandes nombres masculinos. Sin embargo, en los últimos veinte años la mujer ha incursionado con mayor fuerza, logrando ganar su lugar al frente de las más afamadas orquestas. Entre las directoras orquestales más destacadas de la actualidad figuran la alemana, Simone Young, directora musical y general de la Orquesta Filarmónica Estatal de Hamburgo; así como la mexicana Alondra de la Parra, fundadora y directora artística de la Orquesta Filarmónica de las Américas; y también la española, María Isabel López Calzada, fundadora de la Orquesta Sinfónica de Mujeres en Madrid.

Crece la demanda

La Cátedra de Dirección Orquestal de El Sistema funciona, desde enero de 2013, en el Centro Nacional de Acción Social por la Música. Cuenta con 98 participantes agrupados en talleres de iniciación, medio y avanzado, integrado por músicos de todo el territorio nacional. Teresa Hernández, profesora titular, afirmó que esta iniciativa tiene como fin la enseñanza de valores humanos a través de la música, como la disciplina, el respeto, la solidaridad y el trabajo en equipo.

Destacó que desde hace diez años la mayoría de las orquestas preinfantiles e infantiles de El Sistema son dirigidas por mujeres. “En El Sistema no hay discriminación. Es natural que una mujer asuma la dirección orquestal porque se cumple con la premisa de la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación. Quizás la mujer es más detallista, filosófica, incluso a veces selecciona obras de mayor complejidad, mientras que el hombre es más práctico”, recalcó la docente.

Acerca del presente y futuro de este oficio en la estructura orquestal y coral dijo: “Me llena de orgullo ver cómo las nuevas generaciones de directores y directoras hacen las cosas con una naturalidad y fluidez muy superior a la que nosotros hacíamos al comienzo de El Sistema. En mi generación éramos menos arriesgados. Ahora me toca orientar ese ímpetu a través de la confianza en su intuición musical. Les recomiendo no dejar de ser ellos mismos porque al honrarse, honran al director, a la orquesta y al público. Cada es más frecuente ver a una mujer dirigiendo a las orquestas profesionales de El Sistema”.

Algunas de las profesionales que destacan en este campo son Victoria Sánchez, Tupac Rivas, Cleopatra Montoya, Nancy España, Alexandra Pineda, Mónica Rodríguez, Ariadna Ramírez, Roraima Carreño, Zafir Azuaje, Rosa Castillo, Elisa Vegas, Eleonora Pino, Rosa Castillo, Zulgui Medina, Josbel Puche y Jenny Noguera.

Apasionadas en su labor

Gladysmarli Marcano es estudiante de la Cátedra de Dirección de Orquestas de El Sistema que imparte la profesora Teresa Hernández. Su primer concierto como directora fue con la Orquesta Juvenil de San Felipe en el estado Yaracuy, experiencia que la marcó.

“Cuando me enfrenté por primera vez a la orquesta tenía la adrenalina a millón porque tienes una responsabilidad de hacer que 120 músicos confíen en ti, para darles la entrada indicada. Hago mi trabajo con buena actitud y mucha energía, porque cuando amas lo que te gusta, el resto no importa”.

Raquel Castillo ofrece una visión desde la experiencia, pues es fundadora del Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Guanare, estado Portuguesa. Comenzó su formación como directora orquestal en 1996, con el maestro Henry Zambrano.

“Ser directora de una orquesta sinfónica y de un núcleo de El Sistema es una gran responsabilidad, porque tenemos que diseñar estrategias para lograr que los niños y jóvenes asistan diariamente a sus ensayos de práctica orquestal, se enamoren de la música, logren ejecutar un instrumento y disfruten hacer música juntos”, expuso Castillo.

Beatriz Ripoll combina este rol con la gerencia artística. Es directora orquestal desde hace 20 años y fundadora orquestas Infantiles y juveniles en el eje poblacional de Guarenas-Guatire y Barlovento, del estado Miranda, se desempeña como directora de la Orquesta Sinfónica de la Juventud Barloventeña y el Núcleo de Orquestas de Mamporal.

“El trabajo que hago como directora del núcleo me apasiona y considero que es algo único en el mundo. Con esa disciplina, contribuimos a que los niños y jóvenes sean cada día mejores personas. Cuando la juventud está inmersa en una obra musical se dan cuenta de que pueden lograr todo lo que se propongan en la vida. Esta actividad crea seres libres”, manifestó.

Por su parte, Roraima Carreño aporta los conocimientos adquiridos en el exterior para el desarrollo de El Sistema venezolano. En 2005, realizó estudios de Dirección de Orquesta en Barcelona España con el Maestro Pau Torcal. Ha dirigido la Orquesta Sinfónica del estado Mérida, la Orquesta Regional de la Juventud Merideña y las Orquestas de otros núcleos merideños. Actualmente se desempeña como Directora de la Orquesta Sinfónica Juvenil e Infantil del Páramo.

“La aceptación ha sido recibida de manera positiva porque logré empatía y respeto ante la propuesta musical que hice de cada obra. La expresividad emocional, mental y artística que la música requiere es transmitida a través de movimientos corporales y visuales permitiendo la fluidez de un trabajo que logra un sentimiento sublime de realización musical”, expuso la docente.

El primer acercamiento de Zafir Azuaje a la dirección de orquestas fue hace siete años en el Núcleo de Barquisimeto, frente a la agrupación de niños del Programa Pequeños Mozart. Recientemente se graduó en la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, en la mención de Dirección Orquestal y está entregada a su labor en El Sistema.

“Asumir la dirección de una obra es algo motivador porque significa un reto en la preparación y dirección artística de los niños, quienes no sólo obtienen un aprendizaje significativo en lo musical, sino también en lo social. Al principio me sentí presionada porque formo parte de la fila de los segundos violines de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Lara y sus músicos que son mis compañeros de muchos años, estaban expectantes sobre cuál sería mi desempeño como directora orquestal. Gracias a Dios fueron muy receptivos y el trabajo fue ameno. Soy una directora en proceso de formación, pero que siempre desea dar lo mejor”.

Las mujeres directoras pertenecientes al Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela son un motivo de inspiración y siguen su labor de transformación cultural y social en nuestro país y en el mundo, a través del trabajo que impulsa la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular para el Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.