Austriacos bailaron al son de Christian Vásquez

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

En su estreno como director en Austria, liderando a la Camerata de Salzburgo, el actual conductor de la Sinfónica Juvenil Teresa Carreño de Venezuela, Christian Vásquez, robó aplausos a casa llena en los tres primeros conciertos que realizó en Viena, Salzburgo y Eseen, el 24, 25 y 27 de mayo, respectivamente. La gira de Vásquez con esta agrupación culmina este martes 04 de junio sede de la Orquesta Filarmónica de Berlín

Christian Vásquez y la Camerata de Salzburgo durante la presentación en la capital austriaca, Viena. Cortesía Camerata de Salzburgo.Vásquez y Grubinger comparten antes del concierto final de este martes en la sede de la Filarmónica de Berlín.

Desde Holanda, Vásquez, cuya trayectoria internacional cada día crece más, expresó lo emocionado que estaba por las primeras presentaciones: “Me ha ido muy bien, el público eufórico se ha puesto a bailar con la sesión de salsa que el extraordinario Martin ha protagonizado con su ejecución”, refiriéndose al músico austriaco de apellido Grubinger considerado “el mago de la percusión”.

La sesión de salsa estuvo a cargo de arreglos de música para orquesta del pianista y compositor dominicano de latin jazz, Michel Camilo. El programa, que fue seleccionado por las raíces musicales de Vásquez, lo completó la Sinfonía nº 2 “India” del compositor mexicano Carlos Chávez; Knife Fight, Canción de Leonara y Street Dance Tango del argentino Ástor Piazzola; La Estancia Suite de Alberto Ginastera y Chega de Saudade del brasilero Antonio Carlos Jobim.

El joven venezolano reconoció que al principio la orquesta tuvo dificultades para adaptarse a este tipo de piezas, “pero yo les dije que no tocaran tan académico, que sintieran los ritmos. Los invité a bailar cuando quisieran”, y así lo hicieron. En medio de las obras los músicos austriacos se levantaron, y al igual que los integrantes de las agrupaciones venezolanas, movieron sus instrumentos al son de las partituras.

“La gente de la Camerata está impresionada de cómo en El Sistema tenemos a 400 mil niños tocando un instrumento. Ya quieren que llegue el Festival de Salzburgo para poder oír a nuestras agrupaciones y compartir con ellos”, relata Vásquez sobre el sello que lleva a cada rincón que visita: ser el hijo de una institución social, educativa y musical que busca ser replicado en el mundo entero.

Esta gira inició el pasado 24 de mayo en Viena, luego en Salzburgo, Eseen, Heerlen, Frankfurt, Regensburgo y cierra este 4 de junio en la sala sede de la Orquesta Filarmónica de Berlín, en la capital alemana.