A mi maestro, tributo que ofreció Gustavo Dudamel al espíritu creador de José Antonio Abreu en Chile

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

 

Prensa FundaMusical Bolívar/ Fotos cortesía Fundación CorpArtes
Al frente de 50 jóvenes músicos del país austral y 40 integrantes de cuatro grandes orquestas internacionales, incluyendo a la Orquestas Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, el director barquisimetano cumplió uno de los sueños de integración artística que el fundador de El Sistema inició en sus primeras visitas a esa nación latinoamericana.

Con una rosa blanca en mano, como tributo a su mentor, el maestro Gustavo Dudamel inició el ritual de homenaje para el Maestro José Antonio Abreu. El pasado 28 de junio ofreció el primero de dos conciertos titulados A mi maestro, los cuales fueron programados en la Fundación CorpArtes de Santiago de Chile, en alianza con la Fundación Gustavo Dudamel, para honrar el legado cultural del fundador del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela (El Sistema).

Ante 790 espectadores en sala y seguido por más de 2400 personas en retransmisión vía streaming desde el Facebook de El Sistema, el director venezolano alzó su batuta para evocar el genio creador de Abreu, con un repertorio fundamental en la formación de los músicos académicos, como son la 4ta. Sinfonía de Piotr Ilich Tchaikovsky, el preludio al primer acto de Lohengrin de Richard Wagner y la 7ma. Sinfonía de Ludwig van Beethoven.

Dudamel llegó a la ciudad de Santiago el lunes 25 de junio, para iniciar los ensayos con una orquesta de 50 jóvenes integrantes de la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile (FOJI), y 40 músicos titulares de cuatro grandes orquestas internacionales. Los principales de fila y algunos invitados especiales de las filarmónicas de Viena, Berlín, Gotemburgo, Los Ángeles, la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela (OSSBV) y la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela (ONJV) compartieron atril durante una semana, en la que el pensamiento, misión y visión del Maestro Abreu volvió a inspirar los proyectos de formación musical para una integración cultural.

Por Venezuela, estuvieron presentes de la OSSBV Carlos Vegas, Alirio Vegas y Anna Virginia González, violines; Edgar Calderón, chelo; Jorge Moreno, contrabajo; Alexis Angulo, flauta; Elly Saull Guerrero, oboe; Víctor Mendoza, clarinete; Gonzalo Hidalgo y Edgar Monroy, fagot; Andrés Ascanio y Leafar Riobueno, trompeta; José José Giménez, corno; Pedro Carrero, trombón; y de la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela (ONJV) Génesis Antonetty, violín; Elizabeth Liotta, contrabajo; Sofía Márquez, flauta píccolo y Katiuska Torre, oboe.

El director venezolano fue distinguido con la Orden al Mérito artístico y cultural Pablo Neruda, la cual también dedicó a Abreu, destacando el espíritu integrador de su gran obra, El Sistema. En su discurso durante el acto de recibimiento del galardón, recordó la bondades del arte y el valor de la música para unir culturas. Expresó que “la música tiene una trascendencia liberadora y transformadora en el desarrollo humano”, por lo que agregó que “sembrar música y arte es sembrar futuro”. También habló del anhelo de Abreu de lograr que el arte sea reconocido como un derecho humano, pues “sin arte el espíritu humano se debilita”.

Acerca del homenaje musical declaró, “con este doble concierto vamos a poder honrar de la mejor manera posible al maestro Abreu, ya que vamos a cumplir su sueño, al juntar a jóvenes chilenos con músicos de las mejores orquestas del mundo”.

A partir de esta visita surgieron nuevas ideas y proyectos para la cooperación artística con el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, cuyo órgano rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Despacho de la Presidencia y en Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.