35 niños y jóvenes del Programa de Atención Hospitalaria festejaron su segundo aniversario

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

El concierto para celebrar los dos años del programa, dirigido por el profesor y músico Marlon Franco, se llevó a cabo en la Sala Fedora Alemán del Centro Nacional de Acción Social por la Música y contó con la presencia del maestro José Antonio Abreu

Once profesores de El Sistema se empeñaron en un reto. Con ahínco, desde hace dos años, decidieron mudar sus clases de las aulas a las salas de reposo de un hospital. Con perseverancia enseñaron la teoría y la práctica del violín, la percusión, la guitarra, el cuatro y las maracas a 510 niños y jóvenes con diversos padecimientos oncológicos. Ayer, 16 de julio de 2014, mostraron en un concierto, en la Sala Fedora Alemán del Centro Nacional de Acción Social por la Música, en Quebrada Honda, los resultados del trabajo que el Programa de Atención Hospitalaria ha hecho durante 2 años.

Frente a familiares y al maestro José Antonio Abreu, 35 de sus integrantes demostraron lo que han aprendido en las clases que reciben, muchas veces luego de los tratamientos de quimioterapia, en el Hospital de Niños José Manuel de los Ríos. Un Ensamble de Cuatro fue el encargado de abrir el concierto aniversario “Huellas de amor” al ritmo de piezas del folclore venezolano, como Punto del navegante y Maracaibera.

El turno sería para el Ensamble de Violín. Un grupo de chiquillos comenzaría un breve recital de cuerdas. Entre sonrisas y picardía, los profesores guiaban las notas de los chicos, mientras sus padres y amigos se conmovían por la energía que transmitían desde el escenario.

Cuando fue el turno del Ensamble de Percusión, sus integrantes hicieron que los redoblantes, tambores, platillos y timbales retumbaran en los corazones del público. Fue un momento para recordar que cada uno de los que estaban allí creen en la música como una posibilidad, como una esperanza. Cada uno de ellos sonreía, al igual que sus familiares. Disfrutaron de la interpretación del tema popular Ritmos de San Millán; de Variaciones, escrita por Ricardo Alvarado; y del Can Can, con arreglos del profesor del programa hospitalario Darwin Gómez.

La frescura del Ensamble de Campanas robó carcajadas. La interpretación Ruinas de Atenas, de Ludwig van Beethoven; de Cuando los Santos van marchando; y Canon, cuyos arreglos hizo la profesora Andreína Alfonso, dejó en evidencia el trabajo de profundización musical y la dedicación que realizan los once profesores del Programa Hospitalario, que pertenece al Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela. Todos trabajan muy duro y hacen de todo para llevar adelante esta iniciativa, pionera en Venezuela.

La última agrupación en presentarse sería Prosa, del grupo coral que han formado los médicos y enfermeras del Hospital de Niños José Manuel de los Ríos y del Hospital Cardiológico Infantil Latinoamericano Dr. Gilberto Rodríguez Ochoa, entidades médicas en donde funciona el Programa de Atención Hospitalaria. Ellos cantaron Flor de Mayo, de Simón Díaz, para honrar a los niños y jóvenes pertenecientes al programa que fallecieron.

El concierto aniversario cerró con la presentación de todos los músicos, quienes interpretaron un popurrí de merengues venezolanos, dirigidos por Marlon Franco. El Programa de Atención Hospitalaria es una de las banderas del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, órgano rector de la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la República Bolivariana de Venezuela.