Más de 350 niños y jóvenes son los fundadores de El Sistema en Haití

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

A una semana del arribo de la misión venezolana a la isla caribeña, siguen llegando más niños y jóvenes a la Escuela de Hinche, en el centro de Haití, donde todas las tardes se dictan las clases de iniciación musical, canto coral y de 15 instrumentos sinfónicos

En el campo haitiano de la localidad de Hinche, las mañanas son frescas y serenas. Por eso, los 22 maestros venezolanos de la Misión El Sistema en Haití trabajan desde muy temprano con un grupo de profesores haitianos, a fin de compartir los conocimientos que concentra el modelo de enseñanza musical creado por el maestro José Antonio Abreu.

En contraste, las tardes son intensas. En la Escuela María Educadora, la actividad se desarrolla bajo 37 grados centígrados, y desde hace una semana se ha convertido en un hervidero de más de 350 niños y jóvenes haitianos que se han convertido en los fundadores de El Sistema Haití.

La llegada de la Misión El Sistema en Haití, organizada por la Fundación Musical Simón Bolívar y la Sociedad Pétion Bolívar, ha despertado mucha curiosidad en la isla, donde más del 45% de la población (cerca de 11 millones de habitantes) es menor de 18 años de edad. Danie St-Fleur, profesora de violín en Puerto Príncipe y quien se ha integrado al trabajo de los venezolanos, comentó que al principio muchos niños se sienten atraídos por un instrumento, pero luego lo abandonan. “En Haití nada es fácil y tenemos muchas carencias. Por eso El Sistema aquí durará una eternidad, estoy segura de eso, porque ahora estos niños ven las cosas de otra forma”.

Muchos han sentido y visto el rostro de la esperanza por estos días. A veces sonriente, pero por momentos melancólica, Franchesca Denitus observa casi hipnotizada al profesor venezolano de violín, Octavio Luna. Ella tiene 10 años, vive en el orfanato del padre Franklin Armand en el pueblo de Pandiassou. “Mi padre vive en la montaña, mi madre se fue a Santo Domingo, y tengo dos hermanas (…) a quienes sólo las veo por fotos; pero me gustaría que ellas me vieran con mi violín cuando yo vaya por todo el mundo tocando”, dice con su tono de voz muy bajo, como hablan los niños haitianos.

Leticia Toro, integrante de la Sinfónica de Juventudes Francisco de Miranda, ha hecho un dúo dinámico con su homóloga en Haití, la maestra Emile Eguemcia, y ambas enseñan a un grupo de 12 niños. Para Leticia la primera semana de actividades ha sido una experiencia inigualable. “A estos niños haitianos les sobra talento y es impresionante cómo comenzaron desde cero y ya al día siguiente estaban solfeando”. Su compañera la interrumpe para acotar: “El Sistema nos ha traído un método más fácil y los niños se adaptan más rápido para aprender a tocar flauta”.

Durante 25 días, hasta el 16 de octubre, los profesores venezolanos, Embajadores Nacionales de Unicef, estarán trabajando en Haití para asesorar y apoyar el proyecto del Ministerio de Cultura de la isla caribeña, como parte de la misión y del compromiso de responsabilidad social que, desde hace 40 años, ha desarrollado el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, perteneciente a la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular para el Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.