Luis Giménez logró germinar la semilla de El Sistema en el estado Lara

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

Sus alumnos lo recuerdan como un gran motivador, un maestro con visión de desarrollo y formador de equipos para el crecimiento de la enseñanza musical. Quienes pasaron por sus manos agradecen las lecciones aprendidas y rinden honores a su espíritu luchador

El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela (El Sistema) contó con el chelista Luis Orlando Giménez para multiplicarse en el estado Lara. Su relación con el Maestro José Antonio Abreu se remonta a las reuniones y seminarios que se organizaban en torno a la música en el estado Trujillo. Se conocieron en medio de los conciertos y más formalmente cuando el barquisimetano fue convocado a participar en los primeros ensayos de una orquesta sinfónica en Caracas.

“Estábamos en el Festival de Música Mozart en Trujillo. Recuerdo que asistió Carlos Piccinini, él era de Caracas y fue quien nos habló de que allí se estaba organizando una orquesta para integrar a los músicos. Después, de manera más formal nos llegó una invitación para crear una Orquesta Sinfónica con jóvenes venezolanos. Siempre enlazo la creación del Sistema en Lara con dos momentos: El primero cuando no existía, y el segundo cuando ya inicia el movimiento que no podía parar”. Así lo dijo al hablar de sus inicios dentro de El Sistema.

Fue así como el maestro Giménez, fallecido el pasado 20 de julio, se convirtió en el precursor, para Lara, del desarrollo del programa artístico, pedagógico y social creado por Abreu. Aunque al principio le pareció demasiado utópica la propuesta, terminó convencido del alcance de la visión formadora a través de la música propuesta por Abreu. “Su motivación e inspiración nos llevaron a creer en algo que nos parecía una locura, sin embargo, esto fue posible y lo vemos ahora”, dijo en una entrevista a El Impulso.

Giménez, quien fue director musical del Sistema de las Orquestas Sinfónicas Juveniles e Infantiles del estado Lara, se inició como miembro fundador de varias instituciones, entre estas la Orquesta de Cámara de la UCLA en 1966, la Orquesta Nacional de Venezuela Juan José Landaeta en 1975, la Orquesta Sinfónica de Lara en 1976, la Sinfónica Juvenil de San Felipe y la Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar.

Aseguró en 2012 que lo más gratificante de toda esta aventura fue la riqueza y toda esa experiencia que le brindó el Maestro Abreu, el intercambio de conocimientos que permanentemente mantenía con quienes se le acercaban para pedirle un consejo, esa ganancia que lo convirtió en un ciudadano ejemplar y lo más importante, la familia. Sus alumnos lo recuerdan con cariño y han extendido mensajes de reconocimiento a su labor como un gran motivador e impulsor de grandes carreras internacionales como las de Gustavo Dudamel y Diego Matheuz.

La institución se suma a los múltiples reconocimientos a la labor de este gran pionero del movimiento musical venezolano, quien con su dedicación logró impulsar en Lara los distintos programas de formación del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, cuyo órgano rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.