La Simón Bolívar Big Band Jazz impresiona a los grandes maestros del jazz

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

En una jornada histórica compartió escenario con gigantes del jazz como Didier Lockwood, Tony Russo, Pierre Bertrand, Jean Charles Richard, Minino Garay, Jowee Omicil y el venezolano Orlando Poleo

Durante 40 años el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela ha hecho historia en los predios de la música académica, conquistando los más grandes escenarios y compartiendo con los principales maestros del género. Pero ahora le tocó el turno a la música jazz y la Simón Bolívar Big Band Jazz (SBBBJ) bajo la dirección del maestro Andrés Briceño logró hacer lo mismo que sus compañeros de las orquestas sinfónicas: triunfar en importantes locaciones y tocar el corazón de los grandes exponentes del jazz mundial.

La gira de 9 presentaciones en diferentes ciudades de Francia de la SBBBJ no pudo tener un final más feliz: tocando junto a leyendas del jazz de Francia y del mundo. El último concierto tuvo lugar el viernes 16 de octubre, teniendo como escenario al teatro de Le Jardin d’Acclimatation de París, que pertenece al complejo de la Fondation Louis Vuitton. La organización estuvo a cargo de la asociación Les Petites Mains Symphoniques, una de las instituciones que replican El Sistema de Venezuela en el territorio francés. Luminarias como Didier Lockwood, Pierre Bertrand, Tony Russo, Jean Charles Richard, Jowee Omicil, Minino Garay y el venezolano Orlando Poleo – que es muy difícil de verlas tocando juntas en un mismo escenario – subieron a tarima para tocar junto a la SBBBJ, constituyendo así un hecho histórico para la música de Venezuela.

El afamado saxofonista francés, Pierre Bertrand (fundador de la París Jazz Big Band y director de la Nice Jazz Orchestra), ha sido un notable colaborador de la SBBBJ. Dio clases magistrales a sus integrantes, facilitó arreglos musicales para su desarrollo profesional y no podía dejar pasar su visita por Francia para darle un gran espaldarazo, invitando a todos las estrellas internacionales que brillaron aquella noche. “La SBBBJ es, con jóvenes talentos de gran futuro, me parece que va a llegar muy lejos y estoy muy contento de volver a trabajar con ellos”, comentó Bertrand.

Nuevamente los temas de Aldemaro Romero y Carlos Morean dieron de que hablar a una audiencia muy exigente. Pero lo que más asombró fue el uso de los ritmos afro-venezolanos adaptados al jazz, con el apoyo de tambores como el culo e’puya o el San Millán, algo hasta ahora desconocido por los franceses. La sección rítmica contó con un gran refuerzo en los temas Nightfall y Bemsha Swing cuando el maestro y pionero de la percusión en Venezuela, Orlando Poleo, se unió a la SBBBJ. Lo propio hizo el legendario violinista Didier Lockwood en Ciclopate, impresionando con sus solos llenos de virtuosismo y haciendo varios mano a mano con los músicos venezolanos, produciendo largas ovaciones.

“La SBBBJ es una orquesta excelente y lo increíble es que cuando toqué con ellos sentí la misma energía y la misma fuerza que cuando toqué con la Sinfónica Simón Bolívar cuando estuve Venezuela. Es muy original su propuesta por el uso de la música venezolana, que es muy cautivadora. Quedé impresionado con el baterista de 12 años (Andrés Briceño Jr.) y me parece que el maestro Briceño es muy bueno como director, baterista y percusionista. Me gustaría trabajar con esta orquesta en el futuro y combinar nuestro trabajo”, expresó un emocionado Didier Lockwood, violinista con más de 40 años de carrera, quien ha dado más de 4000 conciertos en todo el mundo, tocando junto a figuras como Mike Stern, Billy Cobham y John Abercrombie. Es también pionero en el desarrollo y la experimentación del violín eléctrico.

“Me he llevado una grata sorpresa porque el nivel musical de la SBBBJ es excelente, la fusión con nuestra música representada en la onda nueva, en los tambores de San Millán o el culo e’puya es importante porque la gente no los conoce y lo buenos es que está bien mezclado. Estoy realmente orgulloso por los conciertos que han hecho en Francia”, declaró Orlando Poleo, originario del barrio caraqueño de Sarria y radicado en Francia desde hace 24 a años, toda una institución mundial de la percusión y quien fuera profesor de la mayoría de los percusionistas más destacados de Venezuela.

Otro de los momentos memorables de la noche fue cuando una representación de niños y jóvenes de la Asociación Les Petites Mains Symphoniques, se unió a la SBBBJ para recrear un cha-cha-cha francés llamado Oublie Ca L’ami, contando además con la actuación especial de Pierre Bertrand en el saxofón y nada menos que Tony Russo – quien llegó a tocar junto a Duke Ellington – en la trompeta.

“Esta orquesta es fantástica y me parece formidable la política de formar a los jóvenes a través de la música que hace El Sistema en Venezuela, es algo increíble lo que ustedes hacen y los resultados son excelentes: las orquestas clásicas, las orquestas de jazz y muchas otras orquestas, son un ejemplo a seguir”, expresó el maestro Tony Russo, trompetista de jazz con más de 50 años de experiencia, quien ha trabajado con figuras de la talla de Duke Ellington y Charles Aznavour. Además, su trompeta le ha dado melodía a exitosos musicales como West Side Story y Porgy and Bess.

Para cerrar con broche de oro el concierto, todos los invitados especiales de la noche subieron al escenario para interpretar junto a la SBBBJ el tema Caravan, original de Duke Ellington, constituyendo así una reunión de luminarias que nunca antes se había dado en la historia del jazz, en la que todos los maestros pudieron interpretar sus solos, mezclando sus estilos con una base rítmica afro-venezolana.

El embajador de Venezuela en Francia, Michel Mujica, también fue testigo de la página dorada que escribió la SBBBJ y al finalizar la jornada expresó: “Esta presentación ha sido formidable y lo importante es que ayuda a estrechar los lazos a través de la música con el pueblo francés, en ese sentido yo creo que simplemente el hecho de que este pequeño grupo de niños franceses (Les Petites Mains Symphoniques), recibieran la bandera de Venezuela en forma de chaqueta ya es un gesto importante y la idea es acercarnos cada vez más para dar a conocer la Venezuela en positivo, porque la música une y acerca”.

La Simón Bolívar Big Band Jazz y sus músicos son Embajadores Nacionales de Unicef y pertenecen al Conservatorio de Música Simón Bolívar, institución a cargo de la formación profesional de los jóvenes del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, cuyo órgano rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.