La princesa Kiko habló en lenguaje de señas con músicos venezolanos

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

La delegación del Programa de Educación Especial de El Sistema recibió una grata sorpresa, al ver a una de las más altas monarcas de la nación nipona romper el protocolo para acercarse y transmitirles sus emociones de forma gestual

La reciente visita a Japón de la delegación venezolana del Programa de Educación Especial (PEE) además de ofrecer un intercambio enriquecedor, tanto para los músicos venezolanos como para sus homólogos nipones, llenó de grandes emociones a los integrantes de las agrupaciones invitadas para este recorrido. El gerente nacional del PEE, Leonardo Méndez, no dudó en calificar la gira como “muy exitosa”, pues además de cumplir con los objetivos programados fueron sorprendidos gratamente en distintas ocasiones.

Una de las experiencias más inusuales fue el encuentro de la representación del Coro de Manos Blancas y del Ensamble Lara Somos con la princesa imperial Kiko de Akishino, esposa del príncipe Akishino, también conocido como Fumihito, hijo menor del emperador Akihito de Japón y segundo en la sucesión del Trono del Crisantemo. Ese inesperado encuentro marcó a nuestros jóvenes músicos, dado que Kiko es una de las pocas integrantes de la realeza, de todo el mundo, que habla fluidamente la denominada lengua de señas.

Su Alteza Imperial formó parte del entusiasta público asistente a la presentación del PEE en Tokio, luego tomó tiempo de su ocupada agenda, y rompiendo todo protocolo, compartió con los integrantes. José Daniel Coronado, del Ensamble Lara Somos, resaltó la amabilidad y la cercanía de la princesa. “Por protocolo ella no puede ser tocada. Sin embargo, nos saludó a uno por uno y nos dio la mano”, recordó.

Por su parte, Méndez comentó que su Alteza Imperial quedó maravillada con el programa presentado y lamentó no haber asistido con su familia al evento. La ocasión se vistió de fiesta con el debut al público del Coro de Manos Blancas de Tokio, agrupación compuesta por diez niños con discapacidad auditiva, quienes se convirtieron en los pioneros del Programa de Educación Especial en la nación nipona.

Inspirada por El Sistema

Las princesas de la Casa Imperial del Crisantemo destacan entre la realeza mundial por su interés por la integración de las personas con discapacidad, especialmente la auditiva.

Tanto la princesa Kiko como sus dos hijas, Mako y Kako dominan el lenguaje a señas y su interés en el tema va más allá. El gerente nacional del PEE destacó el hecho de que el Coro de Manos Blancas de Tokio surgió de la iniciativa de las damas de la Casa del Crisantemo, quienes conocieron la experiencia de nuestra agrupación de Barquisimeto en una visita previo a la nación del sol naciente.

Gracias a ese interés, no solo de sus majestades, sino también de la Embajada de Venezuela en Japón y, particularmente, de la cantante venezolana Erika Colón, se logró materializar el proyecto del Coro de Manos Blancas de Tokio.

Ofrecer oportunidades de integración, dentro y fuera de nuestras fronteras, a través del Programa de Educación Especial, es un logro más del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, a través de la Fundación Musical Simón Bolívar, ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.