La Caracas musical del maestro Gonzalo Castellanos Yumar

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

La Suite sinfónica caraqueña, ópera prima para orquesta del compositor venezolano Gonzalo Castellanos, sonó en la Sala Simón Bolívar del Centro Nacional de Acción Social por la Música este domingo 6 de noviembre, como parte del programa que interpretó la Sinfónica Simón Bolívar, bajo la dirección del maestro Raimundo Pineda, en un concierto titulado: Tres visiones del nacionalismo musical venezolano.

La composición del siglo XX en Venezuela estuvo marcada por la influencia de la reconocida Escuela de Santa Capilla, donde se formaron importantes músicos bajo la tutela de Vicente Emilio Sojo. De esa generación de compositores surgió el maestro Gonzalo Castellanos Yumar,  creador de la Suite sinfónica caraqueña, obra que formó parte del programa que hizo la Sinfónica Simón Bolívar en un concierto didáctico el pasado domingo 6 de noviembre, bajo la dirección de Raimundo Pineda, con la finalidad de mostrar a los espectadores parte de la música sinfónica venezolana de una manera más dinámica.

El maestro Gonzalo Castellanos Yumar es músico organista, compositor y director de orquesta; nació en 1926, en Canoabo, una de las provincias más pequeñas del estado Carabobo. Castellanos Yumar formó fue uno de los más destacados alumnos de Vicente Emilio Sojo y tiene en su haber obras para orquesta, coro y voz e instrumentos solistas, así como música de cámara. Algunas de sus creaciones han sido merecedoras de diversos galardones. Su primera composición para orquesta, con la que obtuvo el título de Maestro Compositor en 1947, fue la Suite sinfónica caraqueña, estrenada por el mismo Sojo y ganadora del Premio Nacional de Música.

Raimundo Pineda fue el director invitado encargado del concierto. Para él, esta es una obra muy bien escrita que, aunque fue compuesta cuando el maestro Castellanos Yumar tenía tan solo 20 años de edad, es de sus creaciones más importantes.

Pineda comentó que la suite está basada en estampas y visiones del compositor sobre la ciudad de Caracas, concebida en tres movimientos: Mañana de domingo, Nocturno y Danza. “En el primer movimiento, el maestro Castellanos se inspira y refleja lo que para él traduce ese momento del día en la ciudad en la Caracas de aquella época. Hay un escrito donde Sojo hizo una descripción sobre las imágenes que Castellanos utilizó, como por ejemplo la placidez, la gente conversando en las calles, o al salir de la iglesia”, agregó Pineda.

Cuando habla sobre Nocturno, Pineda detalla que es un movimiento lento y con una intención más íntima, como la noche y sus misterios. Además de recrear la atmósfera citadina, tiene una textura bastante impresionista. “Hay pasajes que recuerdan la música de Ravel o Debussy, pero siempre están presentes elementos de la música tradicional”. El director agregó que en esta segunda parte de la suite se presenta el joropo en forma de Pasaje en algunas secciones, dando un preámbulo al tercer y último movimiento.

Para el final de la suite, que lleva por nombre Danza, el maestro Pineda indicó que esta es la parte bailable, inspirada en el joropo tuyero. “Tal y como lo cuenta el mismo maestro Sojo, el joropo tuyero estaba muy de moda en ese momento entre los músicos académicos. Muchos eran alumnos de él. Es por eso que el maestro Castellanos lo incluyó para cerrar su obra”, aseguró.

Según Pinada, esta fue la primera vez que la SSB interpretó esta suite. Resaltó la importancia de rescatar y exaltar las obras sinfónicas de compositores venezolanos, tanto como se hace con la música universal. “Cuando dirijo obras del nacionalismo, me gusta destacar el hecho de que somos una orquesta venezolana y que debemos asimilar bien estos ritmos ya que forman parte de nuestra identidad. Como grupo eso a veces se complica un poco, pero la orquesta realiza un muy buen trabajo al respecto”.

Este concierto didáctico del pasado domingo, y que se denominó Tres Visiones del Nacionalismo Musical Venezolano, agrupó la música de tres compositores de la corriente nacionalista, pero con puntos de vista diferentes: Genocidio, de Modesta Bor, Tres estudios orquestales, de Paul Desenne, y la Suite Sinfónica Caraqueña, de Gonzalo Castellanos.

La actividad formó parte de la programación que lleva a cabo el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, cuyo órgano rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia de la República y de Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.