El Sistema Táchira asume el reto de tocar la Quinta de Mahler

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

La Orquesta Sinfónica de la Juventud Tachirense Luis Gilberto Mendoza continúa escribiendo su historia musical con un repertorio de grandes exigencias. Esta vez, y a propósito de la celebración del 41 Aniversario de El Sistema, los integrantes de esta agrupación acercarán al público a los sentimientos del compositor

La Orquesta Sinfónica de la Juventud Tachirense Luis Gilberto Mendoza, de nuevo, se propone hacer historia con la interpretación de la Sinfonía N° 5 en Do sostenido menor, de Gustav Mahler. Más de 110 niños y jóvenes serán los protagonistas de este reto musical que, bajo la batuta del maestro Augusto Gelves, busca estremecer el renovado Teatro Luis Gilberto Mendoza de San Cristóbal. En dos funciones, los días sábado 27 y domingo 28 de febrero, El Sistema Táchira mostrará su capacidad para enaltecer nuestro lema: Tocar, cantar y luchar.

La Sinfonía N° 5 de Mahler refleja en su cuarto movimiento una bellísima expresión de amor. Es la dedicatoria que el compositor hizo a su amada, Alma Mahler. Con esa misma entrega la orquesta hará su ofrenda al público de la región. De igual forma, los músicos compartirán con los asistentes las más evidentes obsesiones malherianas: la muerte, el amor, la exaltación de la naturaleza, los paisajes campestres y la música popular.

Esta es la segunda vez que la Orquesta Sinfónica de la Juventud Tachirense Luis Gilberto Mendoza se reta artísticamente a sí misma. En julio de 2015, la agrupación andina sorprendió con un concierto que tuvo la participación de 240 músicos en escena, para el estreno de la Resurrección, la Segunda sinfonía, de Mahler, una obra que logró emocionar al público tachirense y sintonizarlo con la tenacidad de esta orquesta y sus músicos, para superarse en cada concierto.

Sobre esta presentación, el director titular de la orquesta, Augusto Gelves, dijo: “Es el reto más grande de mi vida”. Además, recalcó que esta sinfonía deja un claro mensaje: “que todo es posible, que no hay techos, que un joven puede llegar hacer lo que se proponga, que la evolución de El Sistema se lo permite, le da las herramientas. El público, ante estos retos, debe asumir también retos de crítica, de análisis, de comprensión e incluso de estudio de la obra, para que haya armonía en el teatro. Todos debemos tener una idea de lo que se va a apreciar”, concluyó.

La Comisión Regional de El Sistema Táchira también expuso sus impresiones, en las inspiradoras palabras de Guillermo Moreno. “Sin duda alguna, la acción de El Sistema es siempre un punto de reflexión. Los retos han cambiado de nombre y, precisamente, esa es la motivación de todos. La emoción de que una orquesta juvenil pueda tocar hoy la Quinta sinfonía de Mahler era la misma emoción que sentía nuestra formación orquestal infantil y juvenil cuando tocaba, en mi época, obras de otros compositores, pero la fuerza producida era y sigue siendo el alimento más grande del espíritu de todos los que tenemos la maravillosa oportunidad de estar sentados en la orquesta. Hoy, la vivencia tiene más ópticas, no es sólo una meta musical por alcanzar, es también la intención de superación de un equipo que, desde sus distintas tareas, se nutre también de la energía. La ganancia histórica es una predicción casi acertada para el quehacer musical regional, el impacto artístico se mide tras cada ensayo, el crecimiento musical es la experiencia individual, por fila, por sección y como orquesta, y la gran pregunta obligada por la sed que produce la necesidad de evolución es ¿cuál es el próximo reto?

Moreno explicó que la escogencia de las fechas de los conciertos, de la obra y de la orquesta obedece a la idea de no sólo cerrar un ciclo, sino también como una forma de marcar el inicio de una nueva etapa. “Es el inicio de una nueva idea para trabajar fuerte, para crecer y, sobre todo, de soñar para hacerlo realidad porque eso es El Sistema, dar la vida cada vez que asumimos el compromiso en el escenario, cuantas veces sea necesario, porque no desgasta, más bien sucede todo lo contrario”.

El concierto de la OSJTLGM forma parte de la programación de El Sistema Táchira, en el marco del 41° Aniversario de nuestro Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, cuyo órgano rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio para el Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.