El Sistema promueve la enseñanza de la Percusión Urbana

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

Un centenar de niños y profesores de El Sistema recibieron, por primera vez, talleres y clases de Percusión Urbana durante el Festival Internacional de Percusión de los Llanos, que clausuró este fin de semana. En sólo 8 días, 120 niños y jóvenes aprendieron a hacer música de una forma creativa con materiales reciclados

Como parte de la formación artística y pedagógica que ofrece el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, a través del Festival Internacional de Percusión de los Llanos, que se realizó en Guanare, estado Portuguesa, entre el 12 y 20 de noviembre, y en el que participaron, en su décima edición, 500 niños y jóvenes de todas las regiones del país, surgió la iniciativa de enseñar, además de percusión afrovenezolana y percusión clásica, otro género musical: la percusión urbana. En sólo 8 días, 120 niños y jóvenes aprendieron a hacer música de una forma creativa con materiales reciclables

Del 18 hasta el 20 de noviembre, 120 niños y jóvenes profesores de El Sistema tuvieron la oportunidad de aprender cómo hacer música con objetos de la cotidianidad, entre ellos, palos para los cepillos de barrer, tubos y hasta material de reciclaje. Y es que precisamente, una de las cualidades de este género es que permite a las personas incorporarse al estudio y a la práctica rítmico-musical con muy pocos recursos. “Con un pedazo de pan podemos hacer música. También podemos crear una gran cantidad de ritmos con periódicos, tubos y otros elementos. Sin dejar por fuera el más importante de todos, nuestro cuerpo”, indicó Julio Becerra, profesor de metodología para la enseñanza de la música y profesor de percusión de El Sistema.

La edición número 10 del Festival Internacional de Percusión de Los Llanos, en homenaje al maestro José Antonio Abreu, y en memoria al profesor José Antonio Calderón, contó con la participación de dos ensambles de percusión urbana formados en el marco del evento. El el concierto final, que se llevó a cabo este 20 de noviembre, ellos interpretaron (con palos de cepillos y escobas) las piezas Body and Rythm y Performance, ambas de la autoría de Julio Becerra quien explicó que “la percusión urbana abre un espacio a la creatividad. Son muchos los beneficios que aporta, porque desarrolla en nosotros un proceso en el que debemos crear cosas nuevas; entre ellas, hacer música desde otra perspectiva, con cualquier objeto que tengamos a la mano. Con ella podemos narrar historias a través de gestos, sonidos y coreografías que, además, permiten divertir al público”.

Por otra parte, Acuarius Zambrano, director de la Academia Latinoamericana de Percusión afirmó que “la expansión de la percusión en Venezuela y la formación de percusionistas integrales son los principales objetivos que persigue la Academia Latinoamericana de Percusión. Por ello, incluimos en las actividades otras formas de hacer música, además de los ensambles de percusión clásica. Queremos garantizar a los estudiantes todos los conocimientos y procesos de aprendizaje necesarios para la ejecución de los instrumentos. Nuestra misión es formar percusionistas que dominen todos los géneros posibles”.

La enseñanza de Percusión Urbana refuerza la labor pedagógica, musical y social que desde hace 40 años el maestro José Antonio Abreu ha implementado en los 24 estados venezolanos y el mundo, a través del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, cuyo órgano rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio para el Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.