El Sistema lleva música, sabor y corazón a la calle 7 de Montalbán

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

 

María Teresa Canelones / Prensa FundaMusical Bolívar
Un zapatero, un heladero y una señora que atiende el único kiosco cercano al Núcleo Montalbán son voceros de la alegría que inspiran los niños y jóvenes, quienes con sus instrumentos ofrecen a los vecinos lecciones de amistad, compañerismo y cooperación

Aunque a veces invisibles, las historias que se tejen alrededor de las actividades del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela abundan entre muchas personas que realizan sus oficios en sitios cercanos a los centros de formación musical. La jornada educativa de los niños y jóvenes que asisten al núcleo, ubicado en la calle 7 de Montalbán, sucede frente a los ojos de espectadores silentes, que no dejan pasar la oportunidad para dar sus buenas impresiones de lo que hacen quienes, de lunes a viernes, llevan consigo un instrumento a este lugar.

Muchas de las personas que se ganan la vida en este espacio de la Parroquia Antímano, de Caracas, también expresan orgullo por lo que aporta a su zona este proyecto orquestal y coral. En esta ocasión, un zapatero, un heladero y una señora que atiende el único kiosco cercano al núcleo dieron su opinión en nombre de la comunidad.

“La música siembra valores en los niños”
El señor Donaldo Pacheco es oriundo de Barranquilla, Colombia. Trabaja como zapatero desde hace 30 años en la calle 7 de Montalbán y desde entonces es percibido por sus vecinos como una estampa imborrable en este paisaje caraqueño, donde la música y la juventud protagonizan el día a día.
La sonrisa cordial de este artesano es el primer recibimiento para todo el que decide detenerse en su improvisado local, para reparar sus calzados. Se presenta alegre y dicharachero. De lunes a viernes, durante la tarde, ve pasar a los niños y adolescentes que asisten al recinto educativo y dice sentirse feliz de escucharlos ensayar.

“Siento admiración por los docentes del Núcleo Montalbán, siempre estoy en contacto con ellos, son unas buenas personas. El Sistema ofrece la música como una excelente alternativa para los niños, porque siembra valores y disciplina en ellos”.

Además, se siente privilegiado porque el hijo de una amiga suya que asiste al núcleo, cada vez que puede, toca el violín para él. “Soy cristiano y me encanta la música cristiana, aunque la música en general para mí es lo más lindo que Dios hizo, aparte de las mujeres”. Destacó que durante los años 60 su abuelo paterno ejecutó la flauta en la agrupación barranquillera La Cumbia Soledeña, del Atlántico, y de allí su alegre actitud ante la vida y su amor por los diferentes géneros musicales.

“Felicidades a El Sistema en sus 42 años y que cumpla muchos más”, se despidió este querido remendón.

“El Sistema es la mejor referencia de cómo debe funcionar un país”
Desde las 2:00 de la tarde una tropa de niños y jóvenes que portan instrumentos se guindan y columpian en el borde metálico del kiosko que más gente recibe en la calle 7 de Montalbán. Amontonados frente a la casita blanca van pidiendo los más variados dulces y las impelables gaseosas. “Señora Fátima, por favor, véndame un chicle de menta”, se escucha decir a un violinista adolescente. Más tarde una niña le pide que le fíe un caramelo, diciéndole que con seguridad se lo pagará al día siguiente. A esto, la vendedora responde sin vacilar, “¿de qué sabor lo quieres mi niña?… ¡Jajaja! Estas son las tremenduras que me alegran el día”, dice la señora Fátima Rodríguez, quien es la dueña del kiosko desde hace 13 años.

“Dudamel antes de ser famoso vino a mi kiosko. La verdad no recuerdo si compró o no alguna chuchería, pero lo cierto es que era muy joven, y yo jamás me hubiese imaginado que estaba atendiendo a quien se convertiría en una referencia mundial de la dirección orquestal”, contó emocionada.

La entrevistada resaltó que el valor de la voluntad ha sido una de las enseñanzas que le ha dado El Sistema. “Todo lo que me propongo lo logro y eso lo he aprendido de escuchar a los padres de estos muchachos. Para mí El Sistema es la mejor referencia de cómo debe funcionar un país, porque la música es un arte de valores y representa el amor y la tranquilidad. ¡Felicidades a esta hermosa labor promovedora de paz!”.

“Si llego a tener un hijo lo meto en una orquesta”
De 4:00 a 6:00 de la tarde la entrada del Núcleo Montalbán también se convierte en una fiesta de sabores y colores, pues llega el heladero como si se tratara de una cita impostergable con los chicos del lugar.
Barquillas de chocolate, mantecado, fresa y ron con pasas están a la vista de los jóvenes que alegremente hacen sus compras, al tiempo que realizan malabares para evitar que sus violas, flautas y violines caigan al pavimento.

Desde hace cuatro años esta escena forma parte de la faena del heladero Fabián Medina, quien se siente contento por la interacción que mantiene con los niños y los padres cuando salen del núcleo.
“Papá, cuando llegue a casa te voy a tocar lo que aprendí hoy en la trompeta. Mamá, el profesor me felicitó porque hoy toqué mejor la obra de Beethoven. Esas cosas que me llenan el corazón de felicidad porque El Sistema hace feliz a los niños”, narró el comerciante.

Antes de despedirse comentó que aunque le gustan los boleros y las rancheras, también admira el trabajo orquestal, “y si alguna vez llego a tener hijos los meto en una orquesta. Así que mis mejores deseos para esta labor, que para mí sí vale la pena”.

Con estas tres historias como muestra, El Sistema sigue cumpliendo su labor transformadora no sólo entre quienes aprenden música. En la actualidad, el Núcleo Montalbán beneficia a más de 1200 niños, niñas y adolescentes de los sectores populares del área metropolitana.

La conmemoración del 42 aniversario tiene como propósito mostrar los alcances artísticos, pedagógicos y sociales que sigue sumando en su labor el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela en todo el país, impulsado por la Fundación Musical Simón Bolívar, ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.