El Sistema de Orquestas y Coros llegó a Haití con su milagro de inclusión y paz

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

Durante 25 días, los maestros de El Sistema trabajarán en conjunto con 22 profesores del Instituto Nacional de Música de Haití para fundar el primer núcleo en el centro de la isla, como parte del proyecto que contempla la creación de una red de núcleos en las zonas más desfavorecidas de Puerto Príncipe

La emoción flotaba en el ambiente, de lado y lado. Y no se sabía quiénes tenían más expectativas, si los haitianos o los venezolanos. Entre los apretones de mano e intercambios del primer encuentro, el trompetista y profesor venezolano, Adriany Gómez, recibió un obsequio de bienvenida del compositor y director de la Escuela de Música de Hinche, Teleman Jeanrene. Se trata de una partitura escrita para trompeta y guitarra, simbólicamente titulada Haitizuela. Así, finalmente, El Sistema llegó al país más desfavorecido de América: Haití.

Con su estimulante equipaje de 40 años de experiencias salvando vidas y construyendo destinos de bien para miles de niños y niñas de más de 50 países, este 22 de septiembre, en el pueblo de Hinche, ubicado entre las montañas del centro de la isla caribeña, llegó la delegación venezolana para comenzar a cristalizar el anhelo que el maestro José Antonio Abreu acarició desde los primeros tiempos de El Sistema: que los niños y jóvenes haitianos, quienes en más de un 50% viven en niveles de pobreza crítica, fueran incluidos en el universo de oportunidades y beneficios que otorga la práctica colectiva de la música y el aprendizaje de un instrumento.

Por un camino de piedras que lleva al pueblo de Pandiason, muchos niños y jóvenes apuraban el paso para llegar a tiempo a la primera clase con los profesores venezolanos. La primera semana de actividades de El Sistema en Haití, que se inició formalmente el pasado miércoles 22 de septiembre, 169 alumnos, más 100 pequeños y adolescentes que quieren ser coralistas, se anotaron para ser fundadores del primer núcleo, y convertir en realidad el sueño de las Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Haití.

La Misión El Sistema Haití -iniciativa conjunta de la Sociedad Petion Bolívar y de la Fundación Musical Simón Bolívar-, que cuenta con el respaldo de los Estados haitiano y venezolano, ha sido encomendada a 22 profesores de El Sistema, quienes además de enseñar el instrumento a cada niño, tienen el reto de asesorar a los profesores y monitores de música haitianos en la implementación del modelo de enseñanza musical de El Sistema, a fin de que pueda ser replicado como una red de núcleos en Haití.

Andrés González, director de Formación y Desarrollo de FundaMusical Bolívar y quien lidera la Misión El Sistema en Haití, compartió unas palabras con los maestros y niños haitianos. “Apenas llegamos a Haití nos sentimos como en casa. Conocemos de la enorme riqueza musical de la isla, queremos aprender mucho de ustedes y también compartir lo mejor de las experiencias que El Sistema ha acumulado durante 40 años”.

Dar y recibir. Durante los dos primeros días de clases, en la Escuela María Educadora, los niños y jóvenes haitianos escogieron sus instrumentos atraídos por sus sonidos. La clase de trompeta comenzó con seis alumnos y el segundo día acudieron 13 más; instrumentos casi inexistentes en la isla, como el fagote y el oboe, cuentan ya con más de 20 ejecutantes, y mientras la noticia se regaba por el pueblo, se fueron sumando más y más niños. Ya son 35 que quieren ser violinistas y más de 25 perfeccionarán sus talentos naturales como percusionistas. Otros 150 se sumaron al coro bajo la orientación de la profesora Imelda Freitez, quien forma parte de El Sistema Nacional de Coros de FundaMusical Bolívar.

Con mística y pasión, los profesores venezolanos se hacen entender. Los niños haitianos son receptivos, abren sus grandes y luminosos ojos, observan, escuchan cada movimiento y sonido de los maestros de El Sistema. Los profesores haitianos también están muy atentos, les toca aprender, paso a paso, cómo se enseña música tocando, teniendo el instrumento en las manos y haciéndolo sonar, en colectivo o individualmente. Por encima del francés, del español, del creole y hasta de las señas, hay una unión entre haitianos y venezolanos forjando juntos un milagro, que se verá a la vuelta de unos días, como se ve en Venezuela, en donde 700 mil niños y jóvenes integran la familia de El Sistema, Embajador Nacional de Unicef Venezuela.

Jean Michel Lapin, director general del Ministerio de Cultura de Haití, dio la bienvenida a la misión venezolana. “Este es un proyecto que siempre debe estar amparado por el Estado y por el gobierno haitiano para asegurar su permanencia y desarrollo. Desde hace mucho tiempo estábamos esperando a los profesores de El Sistema y haremos todo lo que tengamos que hacer para que este programa crezca en Haití. Hemos decidido comenzar por el centro del país para hacer un equilibrio y no siempre favorecer a quienes viven en la capital. Luego, en una segunda fase del proyecto, iremos a los lugares más pobres de Puerto Príncipe”, dijo.

La Misión El Sistema en Haití se desarrolla como parte de la celebración internacional del 40 Aniversario del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, perteneciente a la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular para el Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.

El trabajo que realiza desde esta semana El Sistema Haití también lo puede seguir a través de sus redes sociales: @elsistemahaiti en Twitter e Instagram; y en Facebook, El Sistema Haiti.