El Alma llanera sacudió la Philharmonie de Berlín

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

Con la interpretación de dos exigentes obras del repertorio universal –Petrushka y La consagración de la primavera, de Stravinsky- más dos bises, la Bolívar recordó a los berlineses la madera musical con la que está hecha Venezuela

Hace 15 años unos jóvenes del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela se presentaron en la Philharmonie de Berlín. Eran unos pichones de músicos que conmovieron a todos, incluyendo a los mejores maestros de la Filarmónica de Berlín. Este martes, 19 de enero, estos mismos jóvenes, ya encaminados como músicos profesionales, volvieron a hacer de las suyas en uno de los templos de la música universal.

En la mañana lucían como niños emocionados por ingresar al maravilloso recinto. En la noche eran los adultos que asumen con madurez la partitura, una que esta vez tenía las notas de Petrushka y de La Consagración de la primavera, de Stravinsky. No es la primera vez que una ovación es contundente, pero el mérito se multiplica si se sabe que se está en la Philharmonie de Berlín y que muchos de los que aplauden son los mejores músicos del mundo. El maestro Dudamel se animó a dirigir el primer movimiento de la Suite Pájaro de fuego, también del compositor ruso. Pero como no se nos olvida que #SomosDeVenezuela, la noche no podía terminar de otra manera sino al compás del Alma llanera.

Jair Acosta salía de un lado de escenario, impresionando a todos, no sólo con el sonido de las maracas sino con la manera de tocarlas, el maestro Dudamel cantaba desde el podio. Puede que muchos no supieran de qué se trataba, pero la felicidad de los músicos era tal, que todos podían percibir que se trataba de un pedazo de Venezuela en el escenario, que se trata de gente que ama, llora, canta (toca), sueña…

El paso de la orquesta por la capital de Alemania, (apenas estuvo en Berlín un día y medio) también demostró el cariño que los maestros de la Filarmónica de Berlín tienen por los jóvenes venezolanos, Embajadores Nacionales de Buena Voluntad de Unicef. El Quinteto Arcadia y el Octeto de Trompetas Simón Bolívar no habían dejado las maletas cuando ya estaban saliendo al teatro para recibir clases con el cornista Fergus McWilliam y Walter Seyfarth (en el caso del quinteto) y de Gábor Tarkövi (en el caso del octeto).

Hoy salen a Múnich, pasado mañana a Essen y al día siguiente, para finalizar la gira, a Colonia. El reconocimiento del talento musical de los jóvenes venezolanos son parte de los logros del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, cuyo órgano rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, ente adscrito al Ministerio del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno.