La Sinfónica Simón Bolívar es el lazo que me une al Maestro Abreu

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

Para el violista Luis Bohorquez fue un logro entrar en la orquesta pionera de El Sistema, ya que le permitió entender mejor la visión del fundador El Sistema. Asegura que la agrupación tiene una manera única de abordar los repertorios, por lo que aboga porque mantenga su identidad

Luis Bohorquez es integrante de la fila de violas de la Sinfónica Simón Bolívar (SSB) desde hace 15 años. Nació en Barquisimeto pero inició su andar dentro de la música en Maracaibo donde estudió en el conservatorio y participó de las orquestas juveniles. Recuerda que fue el maestro Santiago Garmendia, primera viola de La Pionera, quien lo invita a audicionar para ingresar a esta emblemática orquesta que este 2018 cumple 40 años.

En el año 2003, al ingresar a la orquesta se traslada definitivamente a Caracas. Bohorquez enfatiza que su ingreso a la SSB es un logro inmenso. “Definitivamente entrar a La Bolívar es un sueño para cualquier músico, sea de El Sistema o no, es la principal orquesta del país y ha sido así por muchos años, Es una meta muy importante aspirar entrar y un logro conseguirlo”.

El violista afirma que ese logro marcó un hito en su vida y está estrechamente vinculado a su labor como docente. “Para mi haber ingresado en la orquesta marcó un antes y un después en mi vida. No solamente porque me mudé de ciudad, sino porque inició una nueva etapa en mi vida de músico, como ejecutante, profesional y docente. Yo comienzo a desarrollar mi carrera docente, tan pronto ingreso a la SSB”. Rememora sus inicios como profesor primero en el Núcleo de Montalbán y después en el Conservatorio de Música Simón Bolívar.

Ejemplo a seguir.– Afirma que el ejemplo del Maestro José Antonio Abreu ha permeado a todos los integrantes de la SSB, especialmente a quienes como él han tomado el camino de la docencia.

“El compromiso con el que el Maestro Abreu asumía el trabajo con los muchachos más jóvenes nos los transmitió a todos nosotros de manera indudable. Esa entrega al niño, hacia a la enseñanza es lo que nosotros aplicamos día a día con nuestros alumnos”.

Producto de ese ejemplo el violista afirma que entrega a sus alumnos todo lo que sabe sin reserva. “Para mí la docencia es tratar de transmitir todo mis conocimientos sin mezquindad. Tratar de que el muchacho aprenda hasta que sea mejor que nosotros”.

Su norte como maestro es la búsqueda de la excelencia. “Desde que el alumno está allí iniciando, recién tocando sus primeras notas ya eso tiene que ser a un nivel de excelencia. Al llegar a tocar conciertos y tienen un nivel de ejecución mucho más amplio esa excelencia debe haber aumentado”.

Experiencias inolvidables.- Para Bohorquez su estadía en la SSB está llena de recuerdos. Con especial afecto recuerda la celebración de los 30 años de la orquesta en la que hace vida. “Cuando Gustavo (Dudamel) le entregó la batuta al Maestro Abreu y él nos dirigió en ese 4to. Movimiento de la 4ta. Sinfonía de Tchaikovsky se convirtió en un momento que nunca voy a olvidar. Esa energía que nos transmitió el Maestro en ese momento, haber estado allí, haber participado de ello es algo muy importante”.

Igualmente, recuerda que fue muy grato para él poder trabajar con Krzysztof Penderecki. “Para nosotros los violistas es un compositor muy importante. Tiene un concierto muy emblemático para viola y haber tenido la oportunidad de conocerlo y trabajar con él durante varios años seguidos es un recuerdo muy grato”.

Lazo filiatorio.- Luis Bohorquez a diferencia de otros integrantes de la SSB no tuvo una relación directa con el Maestro Abreu. No le dio clases, ni estudió dirección con él. Sin embargo asegura categóricamente que la SSB es el lazo irrompible que les une.

“Como parte de la orquesta he aprendido todo lo que él quiso legar, toda la filosofía de El Sistema. Durante mi estancia en la agrupación he tratado de absorber todo lo que él enseñó y aplicó”.

Afirma que su mayor deseo para la SSB es que permanezca siempre fiel a su identidad. Advierte que los músicos a veces están, vienen, van, regresan, inician nuevas generaciones “pero quisiera que la orquesta siempre mantenga su identidad a lo largo del tiempo”, señala.

“Quiero que conserve esa energía al tocar, que no pierda su identidad. Ese sonido tan característico, esa manera de abordar cada repertorio que solamente la da la entrega de cada músico”, dice.

Honrar la labor de los maestros de la SSB es el mayor orgullo del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, cuyo órgano rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.