Atención Hospitalaria cumple tres años de la mano con la música

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

El programa de El Sistema, que hace uso de la música para la mejoría integral de niños y jóvenes con enfermedades crónicas, ha crecido exponencialmente, y lo celebra con una programación que une a músicos, profesores, trabajadores de la salud y a sus beneficiarios

Cuando el músico Marlon Franco le comentó al maestro José Antonio Abreu sobre la idea que tenía de llevar música a hospitales obtuvo de inmediato su apoyo total e incondicional. La intuición visionaria del fundador de El Sistema atinó, una vez más, a darle rienda suelta a las iniciativas en beneficio de niños y jóvenes, este caso con enfermedades oncológicas, a través de la música. Se bautizó entonces como Programa de Atención Hospitalaria (PAH) y, en el año 2015, arriba a su tercer aniversario.

Franco recuerda cómo inició todo en junio del año 2012: “Arrancamos con algunos cuatros, visitando habitaciones y con la idea de alejar a los pacientes de su situación de estrés, causada por los largos tratamientos y estancias en los centros de salud. Fue un experimento en sus inicios… fuimos integrándonos e incorporando nuevos instrumentos y vimos cómo cada paciente hacía suyo el instrumento. Hemos atendido a más de 500 niños y jóvenes, y además se ha incorporado el personal médico”, rememora quien funge en la actualidad como director musical del programa.

De manera orgánica, lo que inició con muy poca gente y arraigado en la solidaridad como valor fundamental, creció para llevar con la música la esperanza a los hospitales. Progresivamente, el programa terapéutico ha ido incorporando instrumentos -cuatro, violín, guitarra, percusión y, más recientemente, campanas de colores, además de la voz a través del canto coral-, beneficiando no solo a pacientes oncológicos, sino a los profesionales de la salud, quienes se involucraron hasta convertirse en mediadores, sumándose así al personal musical docente. “El médico no solo es la persona que le brinda el tratamiento al paciente, sino que ahora viene a tocarle y a cantarle”, acotó Franco, violinista de formación.

Este año, a pesar de lo triste que fue despedir algunos de nuestros niños, se celebran importantes logros. Mariangel Arteaga y Anderson Guzmán, ambos integrantes del PAH, se recuperaron de su enfermedad y son, hoy en día, profesores en las áreas de canto, cuatro y guitarra, y además forman parte del Coro Sinfónico Juvenil. Asimismo, 30 miembros del PAH, sobrevivientes de su enfermedad, fueron incorporados en los núcleos más cercanos a sus viviendas. Por otra parte, tres jóvenes se incorporaron al Conservatorio de Música Simón Bolívar (CMSB). Entre ellos, Mariangel, quien entró en la Orquesta de Rock Sinfónico Simón Bolívar.

Gracias a esta alianza entre el CMSB y el PAH se hizo una donación de instrumentos para los chicos que ven clases todos los días en los dos hospitales. Este año, se hizo la primera entrega de 10 violines, 20 cuatros y un equipo de percusión. De igual manera, al evaluar el progreso y el alcance de los niños y jóvenes del programa hospitalario, se fortaleció la alianza con el Programa Alma Llanera y se donaron 10 bandolas, 10 guitarras y 20 cuatros. Estas donaciones permitieron que se sumen 71 nuevos integrantes al programa, que también ha integrado a médicos, enfermeras y a los padres y familiares de los pacientes).

Para conmemorar este tercer año de existencia en centros de salud, específicamente en el Hospital J. M. de Los Ríos y en el Cardiológico Infantil de Montalbán, el Programa de Atención Hospitalaria ha organizado una programación musical con un concierto pautado para el miércoles 17 de junio a las 4:00 p.m. en la Sala Fedora Alemán del Centro Nacional de Acción Social por la Música, en el que participa quienes hacen vida ahora en este programa: Ensamble de Campanas, conformado por niños de la Casa Hogar María Teresa de Calcuta; Dúo Esperanza, integrado por Anderson Guzmán y Mariángel Arteaga, dos sobrevivientes oncológicos incorporados como profesores al programa; Prosa, agrupación integrada por profesionales de la salud y el Ensamble Programa de Atención Hospitalaria, conformado por pacientes. Como novedad se invitó en la ocasión a músicos de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar para conformar, junto a profesores de El Sistema, a la Camerata Cristiana Cantares de Venezuela, con la idea de sensibilizarlos e incorporarlos a la iniciativa.

Adicionalmente, la programación aniversaria durante el mes de junio incluye un concierto en el Cardiológico Infantil, el jueves 18 en la mañana; una actividad ecológico-ambiental en el Planetario Humboldt del Parque Generalísimo Francisco de Miranda, el jueves 25 a las 9:00 am; y un concierto con un Cuarteto de Saxofones, el viernes 26 en la mañana en el Hospital J. M. De Los Ríos.

Con la convicción de que la música lleva consigo un gran poder de sanación, este innovador programa artístico-social contempla entre sus metas a futuro poder llegar a centros de salud en el interior del país, así como incorporar pacientes a los núcleos de El Sistema, como ha sucedido con algunos sobrevivientes que pertenecen ya al Conservatorio de Música Simón Bolívar. “El rumbo que ha tomado este programa nos motiva a seguir adelante, aunque hay muchos que tuvieron que partir por voluntad de Dios”.

El Programa de Atención Hospitalaria forma parte de la Coordinación Nacional de los Programas de Integración Social que lleva adelante El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela cuyo órgano rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.