Alma Llanera también llegó a La Scala

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

Por primera vez en la historia del Teatro alla Scala, de Milán, se presentó un ensamble de música tradicional venezolana que, además, interpretó composiciones del acervo musical italiano

La emotiva participación de la Sinfónica Nacional Infantil en la residencia artística de #ElSistemaEnMilan tuvo un toque especialísimo con la participación del ensamble Alma Llanera. En los dos conciertos del debut internacional de la SNIV, tres pequeñines, al ritmo de dos cuatros y maracas, sorprendieron con su enorme talento y versatilidad. Ellos fueron los encargados del preludio a Venezuela: con nuestros instrumentos tradicionales ofrecieron un popurrí en el que mezclaron Nabucco y la Tarantella con el Zumba que zumba con pajarillo, para luego acompañar a la orquesta en la ejecución de una de nuestras piezas emblemáticas.

Estos niños ya marcaron un hito: por primera vez, el Teatro alla Scala recibió a un ensamble de música popular venezolana y, además, fue la primera ocasión en que en esa sala se escucharon composiciones italianas interpretadas con instrumentos típicos de nuestro país.

Los protagonistas de este hermoso logro son tres chamos de Cúa, estado Miranda, que no pasan de los 10 años: Ángel Gabriel Martínez (maracas), Ángel Parra (cuatro) y Reynaldo Hernández (cuatro). Ellos son una genuina muestra del trabajo que se desarrolla en todo el país, a través del Programa Alma Llanera, que promueve el estudio de nuestros instrumentos y nuestra música tradicional.

Cuando se conversa con ellos, los tres, sin excepción, destacan el trabajo en equipo con sus compañeros y, en especial, con su profesor, Ángel Abreu, director del Programa Alma Llanera del Núcleo de Cúa y profesor de la Cátedra de Cuatro de esa región. Juntos, son una pequeña familia: los niños dicen que quieren ser como su profesor, y Abreu dice que estos muchachitos son como sus hijos. A dónde van los niños va Abreu, y cuando se le solicita una entrevista pide que lo retraten con sus tres alumnos.

A Abreu se le desborda el orgullo cuando habla de Ángel Gabriel, Ángel y Reynaldo, al hacer un balance del recorrido que les permitió llegar a Milán. “Ha sido un trabajo arduo. Estos niños han tenido una preparación diaria desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde, con mucha disciplina y mucho respeto. No sólo les enseñamos a tocar música sino valores: como el respeto, el amor por nuestra música venezolana y por el instrumento. Yo me siento muy orgulloso”.

El profesor resaltó que el Ensamble Alma Llanera de la SNIV es una muestra de la labor pedagógica y musical que se lleva adelante en los Valles del Tuy, así como en el resto del país. Sus tres alumnos son parte de un grupo de 180 niños y jóvenes que diariamente, en el Núcleo de Cúa, están estudiando y desarrollando el repertorio de música venezolana y el conocimiento de los instrumentos típicos. El objetivo es que los chamos vean el cuatro, las maracas, el arpa, la mandolina, la bandola como posibilidad y oportunidad. “Yo les permito hacer lo que quieran con el cuatro: música clásica, música afrolatina, ska. Ya el cuatro, por ejemplo, dejó de ser sólo un instrumento de música tradicional venezolana, ahora podemos verlo hasta en grupos de rock. El cuatro ha evolucionado, la idea es que el cuatro se convierta en un instrumento internacional, esa es la meta de El Sistema”.

Esa apertura fue la que llevó a que estos tres pequeños músicos interpretaran Nabucco y la Tarantella a golpe de cuatro y maracas en unos de las salas más importantes del mundo musical académico. “Fue un trabajo complejo”, contó Abreu, “tuvimos que adaptar y reducir una obra orquestal a tan sólo tres instrumentos. Pero sí se puede, lo hicimos. Eso es lo que siempre le repito a mis alumnos. La música es posibilidad y todo se puede lograr”.

La presentación del Ensamble Alma Llanera de la Sinfónica Nacional Infantil en el Teatro alla Scala es parte de la programación artística desarrollada por el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, cuyo ente rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.