Con la finalidad de responder a las inquietudes más frecuentes del público interesado en El Sistema, hemos elaborado un listado de preguntas frecuentes con sus respectivas respuestas para agilizar la atención al usuario. Estas abordan los temas de interés y las preguntas que recibimos con mayor frecuencia.

¿Cuáles son los requisitos para ingresar en el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela?

Ingresar al Sistema Nacional de Orquestas y Coros es muy sencillo, asequible y cómodo. Nuestro programa fue creado para que todos los niños y jóvenes venezolanos tengan acceso a la educación y disfrute de la música. Los interesados no tienen que presentar ninguna prueba de admisión, tampoco existe una selección previa. Hay 443 núcleos de El Sistema en todo el territorio nacional a donde se puede acudir, dependiendo de la ubicación residencial del interesado.

Los requisitos son:

  • Llenar y completar la planilla de inscripción que le entregan en el Núcleo con los datos del interesado y de su representante.
  • Llevar dos (2) fotografías carnet del interesado.
  • Fotocopia de la partida de nacimiento, si no tiene cédula.
  • Fotocopia de la cédula de identidad de cada uno de los representantes, o de uno de los representantes según sea el caso.
  • El ingreso es gratuito, no hay matrículas ni mensualidades por pagar.

¿En qué cátedras puedo estudiar música y cómo puedo elegir un instrumento musical?

En El Sistema el talento incipiente puede experimentar, en una primera fase, con cantos, sonidos, palmadas, ritmos, flautas dulces, percusión, cuerdas y movimientos dentro de un coro. De esta manera, se empieza a canalizar la inclinación del niño hacia la orquesta sinfónica, la típica, o de otros géneros como Jazz, LatinoCaribeña, AfroVenezolana e incluso Rock, o su participación en una agrupación coral, según su preferencia.

Poco a poco, el alumno se va familiarizando con una variada gama de instrumentos musicales para su posterior elección, la cual se realiza con los docentes especializados, quienes toman en cuenta el tamaño del niño, su contextura física, y su interés y/o vocación hacia un instrumento determinado. Seguidamente, el niño recibe clases de coro, teoría, iniciación a la orquesta, armonía, técnica y lenguaje musical.

Actualmente, El Sistema cuenta con las cátedras instrumentales de violín, viola, violonchelo, contrabajo, flauta, oboe, clarinete, fagote, corno, trompeta, trombón, tuba, bombardino, percusión, arpa de pedal, arpa criolla, piano, órgano, cuatro, guitarra, mandolina, bandola, saxofón, coro, canto popular, canto lírico, dirección orquestal, dirección coral, composición.

¿Cómo puedo aprender a tocar un instrumento musical si no tengo los medios económicos para adquirirlo?

Para aprender a tocar un instrumento no se necesitan conocimientos previos y la formación en El Sistema es totalmente gratuita. Mediante la figura de comodato, y por el tiempo en que permanezca en El Sistema, en calidad de préstamo de uso gratuito, se entrega al alumno e integrante de la institución el instrumento musical asignado con las recomendaciones de un docente. Esto permite que el alumno pueda utilizarlo para su ejecución en los ensayos y prácticas en grupos o individuales, conciertos,  y, cuando el tamaño del instrumento lo permite, lo pueda llevar a su casa para ejercitar y estudiar. A medida que el niño se va desarrollando física y musicalmente, se le cambia el instrumento por otro adecuado a su estatura, siempre mediante la modalidad de comodato, lo que permite un ciclo de retroalimentación instrumental.

¿Qué beneficios obtiene mi representado si no desea convertirse en músico profesional, luego de estudiar en un Núcleo de El Sistema y haber pertenecido a una de sus orquestas?

Como bien lo define el Maestro José Antonio Abreu, creador y fundador de El Sistema, “las orquestas y los coros son verdaderas escuelas para la vida, son terrenos fértiles para que los niños, niñas y adolescentes que en ellas conviven, cultiven sus aptitudes y actitudes, aprendan valores éticos, cívicos, estéticos, espirituales y sociales”.

El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela le ofrece herramientas a los niños para que sean hombres y mujeres exitosos, productivos y felices. Y todos aquellos que en algún momento de sus vidas han estudiado y participado en su estructura formadora, son hoy en día profesionales, trabajadores, padres, madres y ciudadanos integrales. A través del estudio de la música, y al haber pertenecido a una orquesta o coro, aprendieron a trabajar en equipo, a ser tolerantes, solidarios, disciplinados, responsables, tenaces en la consecución de metas, líderes, competitivos y visionarios con su futuro y el de sus familias.

Mediante los informes académicos de colegios y universidades se ha podido constatar que los jóvenes y niños que son alumnos de El Sistema aumentan su rendimiento estudiantil y sus actitudes de liderazgo y respeto hacia el entorno, mientras que disminuyen su grado de agresividad, actitudes depresivas y de descontrol emocional.

Un estudio de Evaluación de Impacto realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, arrojó que los niños y jóvenes que ingresan a El Sistema mostraron vínculos sociales y mejoras con sus conexiones con la escuela y la familia; que están ganados a cooperación entre si y sus pares; que lograron mayor confianza en sí mismos; disminución de los niveles de agresión o toma de riesgos, con mayor énfasis en los varones; disposición a intervenir en actividades colectivas y mayor coeficiente intelectual infantil.

¿Qué oportunidades de desarrollo profesional y fuentes de trabajo se ofrecen en El Sistema para los que desean hacer carrera en la música?

Hay un amplio abanico de posibilidades de formación musical, profesional y laboral en El Sistema, ya que los estudiantes y músicos de las orquestas y coros, se pueden desarrollar como docentes de música, ejecutantes, solistas, directores de orquestas y de coros, compositores, repertoristas y lutieres, así como gerentes y productores artísticos.

En cuanto a la dirección orquestal y a los solistas, los jóvenes integrantes de las orquestas tienen prioridad y campo laboral seguro, ya que en un 90% de los conciertos intervienen solistas de las propias orquestas. Asimismo, El Sistema ofrece una plataforma a jóvenes creadores que se dediquen a la composición de nuevas obras las cuales, a su vez, son interpretadas por las orquestas. Otra fuente de trabajo es para los capacitados como lutier, ya que se pueden encargar de la reparación y fabricación de instrumentos musicales, que tiene un mercado seguro en los miles de alumnos y músicos que tiene El Sistema.

Gracias al conocimiento que alcanzan los alumnos de El Sistema sobre la actividad orquestal y musical acerca de la producción de conciertos, del funcionamiento interno de los núcleos y conservatorio, así como sobre la organización y logística de giras artísticas, éstos se convierten, en su gran mayoría, en gerentes de la Fundación Musical Simón Bolívar. Asimismo, el alto número de profesores de música que requiere El Sistema es otra fuente de trabajo para sus alumnos, quienes tienen la posibilidad de obtener el grado académico expedido por la Cátedra de Música de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (UNEARTE), así como complementar su formación con maestrías y doctorados en la Universidad Simón Bolívar de Venezuela, la Universidad Lisandro Alvarado, la Universidad Nacional Experimental del Táchira y el Instituto Pedagógico de Rubio.

¿Desde qué edad pueden recibir a mi hijo(a) en El Sistema para que pueda estudiar música y tocar un instrumento?

En las orquestas juveniles e infantiles la formación musical contamos con dos programas encargados de iniciar a los niños. El Programa Nuevos Integrantes que atiende desde las madres embarazadas, los neonatos y bebés hasta los tres años de edad. Asimismo, el Programa de Iniciación Musical recibe desde los tres años, aunque no es limitante la edad para iniciarse. Es importante saber que El Sistema cuenta con diversos niveles de estudio musical, en los que se pueden insertar: kinder musical (niños de 2 a 4 años); orquestas pre-infantiles (4 a 6 años); orquestas infantiles (7 a 12 años); orquestas pre-juveniles (13 a 16 años); orquestas juveniles (16 a 22 años) y orquestas profesionales en cada estado de la geografía venezolana.

¿A dónde debo dirigirme para obtener la información exacta para inscribir a mi hijo en El Sistema?

El Sistema de Orquestas y Coros tiene presencia en todo el territorio nacional, basta con ubicar el núcleo más cercano a su domicilio y dirigirse directamente allí. El período de pre-inscripción es durante el mes de mayo, cuando se retiran las planillas de preinscripción y en septiembre se realiza la formalización de la misma, incluyendo los recaudos solicitados.

Si soy músico y no me he formado en El Sistema ¿tengo una oportunidad para ingresar a uno de sus núcleos o a una de sus orquestas?

Sí tienes oportunidad. En El Sistema de Orquestas se realizan permanentemente audiciones, talleres de nivelación, inscripciones, seminarios, clases magistrales, entre otros, que permiten a los músicos interesados participar y optar por su ingreso a una de sus orquestas.

¿Cuáles son los requisitos para ingresar en las Escuelas de Instrumentos de El Sistema si ya soy un ejecutante?

Cuando un ejecutante de algún instrumento tiene un alto nivel musical, o su profesor considera que tiene un gran potencial por desarrollar, éste le prepara una comunicación de recomendación referida al director de la Escuela que le competa (violín, clarinete, contrabajo, trompeta, etc.) para que el niño o joven presente una audición y opte por un cupo en la misma.

¿A quién me dirijo si soy docente en el área musical y quiero ofrecer mis servicios como profesor(a) de El Sistema?

Debe dirigirse a la Fundación Musical Simón Bolívar ubicada en la Torre Este de Parque Central, piso 11, Dirección de Formación y Desarrollo, Oficina de Atención al Docente. También puede enviar su hoja de vida a: dir.denucleos@fundamusical.org.ve y dir.sectorialdeformacionacademicamusical@fundamusical.org.ve

¿Cuáles son los requisitos y las gestiones que se deben hacer para crear un nuevo núcleo de El Sistema en mi comunidad?

Se debe realizar una solicitud formal por escrito al ente gubernamental de la zona y a la alcaldía para garantizar la infraestructura, mobiliario e instrumentos musicales. Luego se realiza el convenio con El Sistema de Orquestas, ente que aportará el método de estudio, el personal docente, administrativo y obrero, más todos los detalles de organización interna de dicho núcleo.

Quiero ayudar a los músicos venezolanos ¿cuál es el procedimiento para realizar trabajo voluntario en El Sistema?

Debe dirigirse a la Fundación Musical Simón Bolívar ubicada en la Torre Oeste de Parque Central, piso 18, Dirección de Formación y Desarrollo, y allí puede plantear su propuesta. También puede enviar su propuesta a: dir.denucleos@fundamusical.org.ve y dir.sectorialdeformacionacademicamusical@fundamusical.org.ve

Vivo en el exterior, ¿cómo puedo gestionar una visita a los núcleos y sedes de El Sistema en Venezuela, con objetivos académicos y de investigación?

El interesado debe enviar un correo electrónico a contacto@fundamusical.org.ve colocando sus datos personales, datos académicos o profesionales (dependiendo del caso) y una detallada solicitud en la que suministre un informe completo de motivos, necesidades, intereses, fines de la misma y el nombre de la institución académica o gubernamental que respalda dicha visita.

Soy mayor de edad, ¿puedo ingresar a El Sistema?

Si tiene conocimientos musicales previos es muy fácil. De no tener ningún tipo de preparación, no es imposible. Sin embargo, debe tener en cuenta que posiblemente tenga que estudiar con niños menores y en niveles de iniciación.

Soy venezolano y vivo en el exterior, pero viajo con frecuencia a mi país, ¿cómo puedo enterarme, con anticipación, de las presentaciones de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, tanto en el extranjero como en Venezuela?

A través del sitio web fundamusical.org.ve en la sección calendario se puede informar de las actividades, conciertos, recitales y giras pautadas mensualmente. También puede seguir nuestra redes sociales Twitter @elsistema – Instagram @elsistema_ – Facebook El Sistema.

Resido en el interior del país, pero viajo a Caracas con cierta frecuencia, ¿cómo puedo adquirir las entradas para los conciertos que se ofrecen en el Centro de Acción Social por la Música?

Las entradas a los conciertos y recitales en el Centro de Acción Social por la Música (CASPM) son gratuitas. Para conocer la programación pautada contamos con la sección Calendario de conciertos en el portal fundamusical.org.ve, los medios de comunicación, redes sociales Twitter @elsistema – Instagram @elsistema_ – Facebook El Sistema, la taquilla y oficinas en la sede del CNASPM.

Me gustaría contribuir y hacer alguna donación para los niños músicos de El Sistema, ¿cómo puedo hacerlo y a quién me dirijo?

La empresa o el individuo interesado se pueden dirigir directamente a las Fundaciones de Núcleos ubicadas en las sedes de cada núcleo. Allí se canalizan las necesidades inmediatas (reparaciones de la infraestructura, inmuebles, mobiliarios, equipos, donación de instrumentos, etc) y así el patrocinante puede realizar el aporte más adecuado y conveniente. Igualmente, acudir a la Fundación Musical Simón Bolívar, con sede administrativa en Caracas, a fin de realizar el patrocinio deseado, o escribir a contacto@fundamusical.org.ve para canalizar la donación.

¿Dónde puedo adquirir los discos de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela dirigida por Gustavo Dudamel?

En las disco tiendas musicales, especialmente en las de Caracas, podrá encontrar los siguientes CD’s:

  • Tchaikovsky & Shakespeare (2011): Hamlet – Overture-Fantasy after Shakespeare; The Tempest; Romeo and Juliet, Fantasy Overture.
  • Rite (2010): Stravinsky Le Sacre du Printemps; Revueltas La noche de los Mayas.
  • Discoveries (2009).
  • Tchaikovsky (2009): Symphony nº. 5; Francesca da Rimini.
  • Fiesta (2008).
  • Mahler (2007): Symphony nº. 5.
  • Beethoven (2006): Symphonies nº. 5 & 7.

http://www.deutschegrammophon.com/

A mi hijo le gusta la música popular: ¿puede estudiar en El Sistema?

Una de las premisas básicas del trabajo de las Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela es considerar la música como un arte integral y no hacer distinciones radicales entre géneros. Lo importante es el alto nivel técnico e interpretativo con que se ejecute la música, por lo que cualquier niño o joven que desee incursionar en la música popular, y cuya vocación y talento esté dirigido hacia ese género, puede acudir igualmente a cualquier núcleo de El Sistema donde se imparta como cátedra el estudio de algún instrumento de música popular. Incluso, podrá formar parte de una orquesta típica, de una orquesta o ensamble de música venezolana, de una agrupación dedicada al rock, al jazz, a la música latina y/o afro-venezolana.

Soy baterista y me encanta el rock, ¿tengo algún chance de estudiar en El Sistema o de pertenecer a alguna agrupación u orquesta de este género?

Si, en muchos núcleos ya contamos con la práctica orquestal en distintos géneros musicales para ofrecer alternativas a los jóvenes venezolanos, incluso ya contamos con diferentes agrupaciones como la Big Band Jazz, la Orquesta Latinocaribeña, la Orquesta Afrovenezolana, el Ensamble de Alma Llanera y la Orquesta de Rock Sinfónico.

Tengo estudios de música realizados en el exterior y ya tengo 18 años de edad, ¿es posible ingresar a El Sistema en Caracas?

Todo niño o joven que desee inscribirse en el Sistema Nacional de Orquestas es bienvenido; para ello existen diferentes oportunidades de ingreso (audiciones, talleres de nivelación, seminarios, clases magistrales, etc), que permiten a los músicos interesados participar y optar por su inserción.

Me gusta la salsa y quiero estudiar música en un conservatorio, ¿será posible que me acepten en El Sistema o tengo que dirigirme a otras escuelas?

Claro que sí, contamos con el Programa de Música Popular, con el que se busca dar a conocer, explorar y abrir un camino musical a todos los interesados en este popular género. Su director es el profesor Alberto Vergara, percusionista, compositor y arreglista quien ha pertenecido por 30 años a la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela.

Soy estudiante universitario y quiero hacer mi tesis de grado sobre El Sistema de orquestas, ¿a quién puedo dirigirme para obtener información y poder trabajar mi tesis sobre este tema?

El interesado debe enviar un correo electrónico a contacto@fundamusical.org.ve, colocando sus datos personales, datos académicos o profesionales (dependiendo del caso) y una detallada solicitud donde informe motivo, necesidades, intereses, fines de la misma y comunicación de la institución académica. Una vez recibida la solicitud, dependiendo del área de estudio, la carrera del interesado, el nivel y el tema a investigar, El Sistema asignará una dirección responsable para atender la solicitud.

Ron Davis Álvarez: “solamente el trabajo colectivo puede hacer de este mundo, un lugar mejor”

Ron Davis Álvarez Solamente El Trabajo Colectivo Puede Hacer De Este Mundo, Un Lugar Mejor

El músico y docente venezolano, residenciado en Gotemburgo, visitó el país junto a la profesora Misuzu, pedagoga de El Sistema – Suecia. El propósito fue compartir las experiencias del trabajo pedagógico, artístico y humano que se desarrolla en los núcleos del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela

Prensa El Sistema

Hace tres años, Ron Davis Álvarez, músico y docente proveniente de los núcleos de Guarenas y Guatire, llegó a Gotemburgo para trabajar con el modelo pedagógico y artístico aprendido en el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela. En Suecia, país escandinavo, creó la Dream Orchestra (Orquesta de los sueños), una agrupación musical compuesta por jóvenes refugiados provenientes de países en guerra. Asimismo, imparte clases en territorios atenazados por el conflicto armado.

El éxito de su labor lo hizo merecedor, en 2017, de ingresar a la lista de los 50 mejores profesores del mundo, según la escogencia anual que hace la Fundación Varkey. Gracias a esta distinción fue invitado a integrar el grupo de ponentes de la Global Education & Skills Forum, un evento mundial sobre la educación que cada año se celebra en Dubai, y concentra a las mentes catedráticas más importantes del mundo. Nuevamente, este año Ron Davis Alvarez estará presentando sus experiencias en el país árabe.

El trabajo que ennoblece la labor de este joven maestro venezolano, inicia con los ideales del Maestro José Antonio Abreu, a quien adjudica su inspirada labor. La tarea de integración y acercar la música a los jóvenes es la bandera que utiliza, para hacer su aporte en la transformación de la sociedad. “Para cambiar al mundo, se debe entender en qué realidad vivimos y creer en las personas que tenemos a nuestro alrededor, por medio de eso se logra una auténtica participación”.

Los materiales de trabajo con los que siempre ha contado son su instrumento musical y sus ideas, sembradas por los diversos profesores con los que estudió. Con el propósito fijo de trabajar por un mundo más amable y humano, conformó la Dream Orchestra, que inició con tres alumnos y en la actualidad cuenta con varios grupos de distintos niveles. Con este resultado sorprendió a cientos de personas que asistieron a su ponencia en Dubai, y además se abrió camino para llevar música también a campamentos de refugiados en el Líbano, y otras regiones de Oriente Medio. En tan solo tres años, este aventurero maestro ha cruzado inhóspitos territorios, llevando el mensaje pacificador de la música y cumpliendo la labor multiplicadora que aprendió de manos del Maestro Abreu.

 

¿Cómo surgió la idea de formar una agrupación musical compuesta por jóvenes refugiados?

Fue en 2015. Estaba en una estación de metro en Estocolmo y vi que llegaban muchísimos jóvenes refugiados, sin compañía. Eran una gran cantidad y les daban agua y una banana. Me acerqué a un policía y le pregunté qué ocurría. Él me contestó, que esos jóvenes llegaban de Siria o Afganistán, y añadió, “vienen sin sus padres”. Me enteré después, que esos chicos realizan lo que llaman el viaje de la muerte, que es una larga travesía, y consiste en cruzar en balsa el mediterráneo; muchos de ellos pierden a sus amistades y familiares en el trayecto. En esa oportunidad, me preguntaba qué sería de ellos después o cómo los iban a reintegrar a la sociedad. En eso, recordé que el maestro José Antonio Abreu decía que “la música debe ser un derecho humano”, ahí me dije que debía hacer algo por esos muchachos.

 

-¿Qué método aplicó para impartir música a esos jóvenes con experiencias tan dramáticas?

-Lo hice del mismo modo que lo recibí yo, simplemente les acerqué la música. Porque, así se venga de la guerra, la pobreza, o incluso, de un estatus social holgado pero con carencias afectivas, la música nos habla a todos por igual. Y, cuando tienes la oportunidad de acercarte de manera honesta a ese arte y vislumbrar lo que puedes lograr por ti mismo usando ese canal, se convierte en una experiencia de cambio. Admito que nunca viví una guerra, ni tampoco he estado en medio de la explosión de una bomba, pero si conozco el poder transformador de la música; sé que la música puede hacerte sentir mejor y puede darte la oportunidad de ayudar a otros. Con esa premisa logré acercarme. Muchos me advirtieron lo complicado que podía ser, pero lo intenté. Agarré un violín, una viola y un chelo y llegué a una casa de refugiados. Allí los chicos estaban jugando pool, pero no me desanimé y les toqué el violín. Recuerdo que en esa oportunidad les hablé como lo hacía con mis muchachos en Guatire y Groenlandia, les hablé con el corazón. Fue así como empecé con tres, de la misma forma en que se forman los núcleos de El Sistema, con uno, dos, o con tres alumnos, hasta que el grupo va creciendo y se multiplica. Ahora hay 72 estudiantes en la orquesta.

 

-¿Cuál de las historias de estos jóvenes le conmovió en particular?

-Todos los días me pasan cosas muy fuertes, pero a la vez felices. En la orquesta varían los idiomas, comunicarse es difícil. Hace un año y medio, por ejemplo, un muchacho que ya tenía tiempo en la orquesta y que no podía comunicarse conmigo, me acompañó a una entrevista de medios, donde finalmente contamos con un traductor. Aprovechando aquella ocasión, me dijo lo agradecido que estaba de formar parte de la orquesta. No podía creer que por tanto tiempo el joven deseaba expresarme su gratitud. Recuerdo también la ocasión en que uno de los jóvenes de Siria estaba de cumpleaños. Mi esposa y yo le preparamos una torta, le hicimos una sorpresa, fue hermoso; pero, ese mismo día, él recibió la noticia de que su familia había desaparecido en un bombardeo. En esa oportunidad, reflexioné y pude darme cuenta de que nosotros lo que hacemos en la Dream Orchestra no es solamente música, lo que hacemos es construir una familia; también, construimos valores y fuerzas. Es lo que aprendí del Maestro Abreu, la fuerza de unirse o de inspirarse de manera colectiva. Es por eso que sigo convencido de que si trabajamos juntos, no solo transformaremos comunidades, sino también podremos librarnos de tantas guerras que hay en el mundo.

-¿Qué ha aprendido usted de estos jóvenes?

-Varias cosas, entre ellas, el valor a la vida, esto es importante. Ellos han hecho travesías tan arriesgadas que cuando te las cuentan, te dices que esas personas han estado muy cerca de la muerte, y ahí están ejecutando sus instrumentos. Entonces, sueles repetirte que hay muchísimas cosas por seguir aprendiendo.

 

-¿Y qué significa para usted ser una de las personas que siembra valores en esos jóvenes refugiados?

-Creo que es nuestro deber hacerlo. Porque el no multiplicar todo lo que hemos aprendido sería ser egoísta. Tenemos que difundir todas esas oportunidades que vivimos dentro de El Sistema, al lado de profesores internacionales y de gran categoría que nos instruyeron.

 

-¿Qué significa para usted estar calificado entre los 50 mejores maestros del mundo?

-Cuando me dijeron que estaba en esa lista me sorprendí, porque para mí representaba un reconocimiento a los maestros que tuve en Venezuela, Escandinavia y Groenlandia. Decir que estaba entre los mejores 50 maestros, me hizo verme como un resultado de lo que estos docentes lograron conmigo. Gracias a eso fui seleccionado como embajador de la Fundación Varkey en Dubai, y cada vez que me invitan como orador lo agradezco muchísimo. Al tener este reconocimiento, se tiene una gran responsabilidad, pues te conviertes en la voz de muchos que estuvieron detrás de ti. Aprovecho también para desde esa plataforma seguir mi sueño, que es hacer un programa que pueda apoyar a gente que quiera hacer arte, y un programa utilizando la música como propuesta de transformación social para jóvenes refugiados.

 

El orígen de los sueños

La labor que emprende el maestro Ron Davis está signada por la inclusión y la misión de acercar la música a tantas vidas como le sea posible. Y para continuar con sus planes sintió la necesidad de tocar de nuevo su tierra natal, y mostrar a uno de sus pares en Gotemburgo, la maestro Misuzu, el origen del método que le permitió crear la Dream Orchestra.

 

-¿Cómo descubrió su vocación con la docencia?

-Me formé dentro de El Sistema, específicamente dentro del mismo núcleo Guarenas – Guatire, y ahí descubrí que en la docencia existía lo que me apasionaba. Una de las oportunidades más grandes que te da El Sistema es poder enseñar lo que aprendes de inmediato. Esa oportunidad de demostrar todo lo que sabes la compartes desde la experiencia, lo anecdótico y técnico.  En el núcleo me dieron la oportunidad de dirigir, enseñar y de extender la voz del Maestro Abreu, junto con las posibilidades de seguir avanzando. Todo eso me hizo descubrir una voz interior que me decía: lo tuyo es enseñar.

 

-¿Encontró desafíos para afianzar su vocación?

-Al principio estaba entre el violín y la enseñanza, pero en el 2011, viajé a Groenlandia, y allá descubrí que enseñar era lo mío, porque me encontré ante la dificultad del idioma. No tenía un lenguaje único para comunicarme, no había las facilidades que tenía en Venezuela con otros docentes a mi alrededor que podrían apoyarme, me encontré solo en medio de la nada. Sin embargo, comencé a enseñar lo que aprendí en Venezuela. En ese momento, supe que en Venezuela aprendí a construir y a crear; también, supe reinventar con todas las herramientas que tenía. Esa conexión de recordar de donde se viene es súper importante, es lo que me ayudó; eso ayuda a que se mantenga esa luz por salir adelante, siempre puedes estar aprendiendo o reinventando, esa conexión siempre será importante.

 

-¿Que apreció en esta visita que realizó a Venezuela junto a una representante de El Sistema- Suecia?

-La profesora Misuzu, quien nos acompañó y trabaja conmigo en la Dream Orchestra, es fan de El Sistema y deseaba mucho esta visita a Venezuela, para poder compartir conocimientos y algunas herramientas musicales. Cuando conoció el Núcleo de Los Teques, quedó encantada. El profesor Gregory Carreño nos mostró un trabajo que llegó a conmoverla. Nunca había visto a Misuzu mostrar sus sentimientos. Y en esta oportunidad lloró de felicidad, mientras me señalaba a los niños que tocaban música de alto nivel con sencillez, y algunos, incluso, cantando en gregoriano. Todo aquello la dejó fascinada.

 

-¿Y qué concluye después de tantas vivencias durante esta visita?

-Pudimos ir a Mamporal y a los ejes preinfantil de Caracas; también, visitamos el Núcleo San Agustín, Guarenas, Guatire, San Juan de los Morros y vimos el Programa Alma Llanera del Distrito Capital; Recorrimos el Centro Nacional de Acción Social por la Música, y tuvimos la oportunidad de ver un ensayo de la Bolívar. Fue emocionante ver varios programas en los núcleos donde me formé; ver que muchos de mis alumnos ahora son directores o líderes de grupo, o que incluso, tocan en las orquestas profesionales. Esto me confirmó, que hay jóvenes que desean sacar este país adelante. Por eso sé que solamente el trabajo colectivo puede hacer de este mundo, un lugar mejor.

Buscar
X