Con la finalidad de responder a las inquietudes más frecuentes del público interesado en El Sistema, hemos elaborado un listado de preguntas frecuentes con sus respectivas respuestas para agilizar la atención al usuario. Estas abordan los temas de interés y las preguntas que recibimos con mayor frecuencia.

¿Cuáles son los requisitos para ingresar en el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela?

Ingresar al Sistema Nacional de Orquestas y Coros es muy sencillo, asequible y cómodo. Nuestro programa fue creado para que todos los niños y jóvenes venezolanos tengan acceso a la educación y disfrute de la música. Los interesados no tienen que presentar ninguna prueba de admisión, tampoco existe una selección previa. Hay 443 núcleos de El Sistema en todo el territorio nacional a donde se puede acudir, dependiendo de la ubicación residencial del interesado.

Los requisitos son:

  • Llenar y completar la planilla de inscripción que le entregan en el Núcleo con los datos del interesado y de su representante.
  • Llevar dos (2) fotografías carnet del interesado.
  • Fotocopia de la partida de nacimiento, si no tiene cédula.
  • Fotocopia de la cédula de identidad de cada uno de los representantes, o de uno de los representantes según sea el caso.
  • El ingreso es gratuito, no hay matrículas ni mensualidades por pagar.

¿En qué cátedras puedo estudiar música y cómo puedo elegir un instrumento musical?

En El Sistema el talento incipiente puede experimentar, en una primera fase, con cantos, sonidos, palmadas, ritmos, flautas dulces, percusión, cuerdas y movimientos dentro de un coro. De esta manera, se empieza a canalizar la inclinación del niño hacia la orquesta sinfónica, la típica, o de otros géneros como Jazz, LatinoCaribeña, AfroVenezolana e incluso Rock, o su participación en una agrupación coral, según su preferencia.

Poco a poco, el alumno se va familiarizando con una variada gama de instrumentos musicales para su posterior elección, la cual se realiza con los docentes especializados, quienes toman en cuenta el tamaño del niño, su contextura física, y su interés y/o vocación hacia un instrumento determinado. Seguidamente, el niño recibe clases de coro, teoría, iniciación a la orquesta, armonía, técnica y lenguaje musical.

Actualmente, El Sistema cuenta con las cátedras instrumentales de violín, viola, violonchelo, contrabajo, flauta, oboe, clarinete, fagote, corno, trompeta, trombón, tuba, bombardino, percusión, arpa de pedal, arpa criolla, piano, órgano, cuatro, guitarra, mandolina, bandola, saxofón, coro, canto popular, canto lírico, dirección orquestal, dirección coral, composición.

¿Cómo puedo aprender a tocar un instrumento musical si no tengo los medios económicos para adquirirlo?

Para aprender a tocar un instrumento no se necesitan conocimientos previos y la formación en El Sistema es totalmente gratuita. Mediante la figura de comodato, y por el tiempo en que permanezca en El Sistema, en calidad de préstamo de uso gratuito, se entrega al alumno e integrante de la institución el instrumento musical asignado con las recomendaciones de un docente. Esto permite que el alumno pueda utilizarlo para su ejecución en los ensayos y prácticas en grupos o individuales, conciertos,  y, cuando el tamaño del instrumento lo permite, lo pueda llevar a su casa para ejercitar y estudiar. A medida que el niño se va desarrollando física y musicalmente, se le cambia el instrumento por otro adecuado a su estatura, siempre mediante la modalidad de comodato, lo que permite un ciclo de retroalimentación instrumental.

¿Qué beneficios obtiene mi representado si no desea convertirse en músico profesional, luego de estudiar en un Núcleo de El Sistema y haber pertenecido a una de sus orquestas?

Como bien lo define el Maestro José Antonio Abreu, creador y fundador de El Sistema, “las orquestas y los coros son verdaderas escuelas para la vida, son terrenos fértiles para que los niños, niñas y adolescentes que en ellas conviven, cultiven sus aptitudes y actitudes, aprendan valores éticos, cívicos, estéticos, espirituales y sociales”.

El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela le ofrece herramientas a los niños para que sean hombres y mujeres exitosos, productivos y felices. Y todos aquellos que en algún momento de sus vidas han estudiado y participado en su estructura formadora, son hoy en día profesionales, trabajadores, padres, madres y ciudadanos integrales. A través del estudio de la música, y al haber pertenecido a una orquesta o coro, aprendieron a trabajar en equipo, a ser tolerantes, solidarios, disciplinados, responsables, tenaces en la consecución de metas, líderes, competitivos y visionarios con su futuro y el de sus familias.

Mediante los informes académicos de colegios y universidades se ha podido constatar que los jóvenes y niños que son alumnos de El Sistema aumentan su rendimiento estudiantil y sus actitudes de liderazgo y respeto hacia el entorno, mientras que disminuyen su grado de agresividad, actitudes depresivas y de descontrol emocional.

Un estudio de Evaluación de Impacto realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, arrojó que los niños y jóvenes que ingresan a El Sistema mostraron vínculos sociales y mejoras con sus conexiones con la escuela y la familia; que están ganados a cooperación entre si y sus pares; que lograron mayor confianza en sí mismos; disminución de los niveles de agresión o toma de riesgos, con mayor énfasis en los varones; disposición a intervenir en actividades colectivas y mayor coeficiente intelectual infantil.

¿Qué oportunidades de desarrollo profesional y fuentes de trabajo se ofrecen en El Sistema para los que desean hacer carrera en la música?

Hay un amplio abanico de posibilidades de formación musical, profesional y laboral en El Sistema, ya que los estudiantes y músicos de las orquestas y coros, se pueden desarrollar como docentes de música, ejecutantes, solistas, directores de orquestas y de coros, compositores, repertoristas y lutieres, así como gerentes y productores artísticos.

En cuanto a la dirección orquestal y a los solistas, los jóvenes integrantes de las orquestas tienen prioridad y campo laboral seguro, ya que en un 90% de los conciertos intervienen solistas de las propias orquestas. Asimismo, El Sistema ofrece una plataforma a jóvenes creadores que se dediquen a la composición de nuevas obras las cuales, a su vez, son interpretadas por las orquestas. Otra fuente de trabajo es para los capacitados como lutier, ya que se pueden encargar de la reparación y fabricación de instrumentos musicales, que tiene un mercado seguro en los miles de alumnos y músicos que tiene El Sistema.

Gracias al conocimiento que alcanzan los alumnos de El Sistema sobre la actividad orquestal y musical acerca de la producción de conciertos, del funcionamiento interno de los núcleos y conservatorio, así como sobre la organización y logística de giras artísticas, éstos se convierten, en su gran mayoría, en gerentes de la Fundación Musical Simón Bolívar. Asimismo, el alto número de profesores de música que requiere El Sistema es otra fuente de trabajo para sus alumnos, quienes tienen la posibilidad de obtener el grado académico expedido por la Cátedra de Música de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (UNEARTE), así como complementar su formación con maestrías y doctorados en la Universidad Simón Bolívar de Venezuela, la Universidad Lisandro Alvarado, la Universidad Nacional Experimental del Táchira y el Instituto Pedagógico de Rubio.

¿Desde qué edad pueden recibir a mi hijo(a) en El Sistema para que pueda estudiar música y tocar un instrumento?

En las orquestas juveniles e infantiles la formación musical contamos con dos programas encargados de iniciar a los niños. El Programa Nuevos Integrantes que atiende desde las madres embarazadas, los neonatos y bebés hasta los tres años de edad. Asimismo, el Programa de Iniciación Musical recibe desde los tres años, aunque no es limitante la edad para iniciarse. Es importante saber que El Sistema cuenta con diversos niveles de estudio musical, en los que se pueden insertar: kinder musical (niños de 2 a 4 años); orquestas pre-infantiles (4 a 6 años); orquestas infantiles (7 a 12 años); orquestas pre-juveniles (13 a 16 años); orquestas juveniles (16 a 22 años) y orquestas profesionales en cada estado de la geografía venezolana.

¿A dónde debo dirigirme para obtener la información exacta para inscribir a mi hijo en El Sistema?

El Sistema de Orquestas y Coros tiene presencia en todo el territorio nacional, basta con ubicar el núcleo más cercano a su domicilio y dirigirse directamente allí. El período de pre-inscripción es durante el mes de mayo, cuando se retiran las planillas de preinscripción y en septiembre se realiza la formalización de la misma, incluyendo los recaudos solicitados.

Si soy músico y no me he formado en El Sistema ¿tengo una oportunidad para ingresar a uno de sus núcleos o a una de sus orquestas?

Sí tienes oportunidad. En El Sistema de Orquestas se realizan permanentemente audiciones, talleres de nivelación, inscripciones, seminarios, clases magistrales, entre otros, que permiten a los músicos interesados participar y optar por su ingreso a una de sus orquestas.

¿Cuáles son los requisitos para ingresar en las Escuelas de Instrumentos de El Sistema si ya soy un ejecutante?

Cuando un ejecutante de algún instrumento tiene un alto nivel musical, o su profesor considera que tiene un gran potencial por desarrollar, éste le prepara una comunicación de recomendación referida al director de la Escuela que le competa (violín, clarinete, contrabajo, trompeta, etc.) para que el niño o joven presente una audición y opte por un cupo en la misma.

¿A quién me dirijo si soy docente en el área musical y quiero ofrecer mis servicios como profesor(a) de El Sistema?

Debe dirigirse a la Fundación Musical Simón Bolívar ubicada en la Torre Este de Parque Central, piso 11, Dirección de Formación y Desarrollo, Oficina de Atención al Docente. También puede enviar su hoja de vida a: dir.denucleos@fundamusical.org.ve y dir.sectorialdeformacionacademicamusical@fundamusical.org.ve

¿Cuáles son los requisitos y las gestiones que se deben hacer para crear un nuevo núcleo de El Sistema en mi comunidad?

Se debe realizar una solicitud formal por escrito al ente gubernamental de la zona y a la alcaldía para garantizar la infraestructura, mobiliario e instrumentos musicales. Luego se realiza el convenio con El Sistema de Orquestas, ente que aportará el método de estudio, el personal docente, administrativo y obrero, más todos los detalles de organización interna de dicho núcleo.

Quiero ayudar a los músicos venezolanos ¿cuál es el procedimiento para realizar trabajo voluntario en El Sistema?

Debe dirigirse a la Fundación Musical Simón Bolívar ubicada en la Torre Oeste de Parque Central, piso 18, Dirección de Formación y Desarrollo, y allí puede plantear su propuesta. También puede enviar su propuesta a: dir.denucleos@fundamusical.org.ve y dir.sectorialdeformacionacademicamusical@fundamusical.org.ve

Vivo en el exterior, ¿cómo puedo gestionar una visita a los núcleos y sedes de El Sistema en Venezuela, con objetivos académicos y de investigación?

El interesado debe enviar un correo electrónico a contacto@fundamusical.org.ve colocando sus datos personales, datos académicos o profesionales (dependiendo del caso) y una detallada solicitud en la que suministre un informe completo de motivos, necesidades, intereses, fines de la misma y el nombre de la institución académica o gubernamental que respalda dicha visita.

Soy mayor de edad, ¿puedo ingresar a El Sistema?

Si tiene conocimientos musicales previos es muy fácil. De no tener ningún tipo de preparación, no es imposible. Sin embargo, debe tener en cuenta que posiblemente tenga que estudiar con niños menores y en niveles de iniciación.

Soy venezolano y vivo en el exterior, pero viajo con frecuencia a mi país, ¿cómo puedo enterarme, con anticipación, de las presentaciones de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, tanto en el extranjero como en Venezuela?

A través del sitio web fundamusical.org.ve en la sección calendario se puede informar de las actividades, conciertos, recitales y giras pautadas mensualmente. También puede seguir nuestra redes sociales Twitter @elsistema – Instagram @elsistema_ – Facebook El Sistema.

Resido en el interior del país, pero viajo a Caracas con cierta frecuencia, ¿cómo puedo adquirir las entradas para los conciertos que se ofrecen en el Centro de Acción Social por la Música?

Las entradas a los conciertos y recitales en el Centro de Acción Social por la Música (CASPM) son gratuitas. Para conocer la programación pautada contamos con la sección Calendario de conciertos en el portal fundamusical.org.ve, los medios de comunicación, redes sociales Twitter @elsistema – Instagram @elsistema_ – Facebook El Sistema, la taquilla y oficinas en la sede del CNASPM.

Me gustaría contribuir y hacer alguna donación para los niños músicos de El Sistema, ¿cómo puedo hacerlo y a quién me dirijo?

La empresa o el individuo interesado se pueden dirigir directamente a las Fundaciones de Núcleos ubicadas en las sedes de cada núcleo. Allí se canalizan las necesidades inmediatas (reparaciones de la infraestructura, inmuebles, mobiliarios, equipos, donación de instrumentos, etc) y así el patrocinante puede realizar el aporte más adecuado y conveniente. Igualmente, acudir a la Fundación Musical Simón Bolívar, con sede administrativa en Caracas, a fin de realizar el patrocinio deseado, o escribir a contacto@fundamusical.org.ve para canalizar la donación.

¿Dónde puedo adquirir los discos de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela dirigida por Gustavo Dudamel?

En las disco tiendas musicales, especialmente en las de Caracas, podrá encontrar los siguientes CD’s:

  • Tchaikovsky & Shakespeare (2011): Hamlet – Overture-Fantasy after Shakespeare; The Tempest; Romeo and Juliet, Fantasy Overture.
  • Rite (2010): Stravinsky Le Sacre du Printemps; Revueltas La noche de los Mayas.
  • Discoveries (2009).
  • Tchaikovsky (2009): Symphony nº. 5; Francesca da Rimini.
  • Fiesta (2008).
  • Mahler (2007): Symphony nº. 5.
  • Beethoven (2006): Symphonies nº. 5 & 7.

http://www.deutschegrammophon.com/

A mi hijo le gusta la música popular: ¿puede estudiar en El Sistema?

Una de las premisas básicas del trabajo de las Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela es considerar la música como un arte integral y no hacer distinciones radicales entre géneros. Lo importante es el alto nivel técnico e interpretativo con que se ejecute la música, por lo que cualquier niño o joven que desee incursionar en la música popular, y cuya vocación y talento esté dirigido hacia ese género, puede acudir igualmente a cualquier núcleo de El Sistema donde se imparta como cátedra el estudio de algún instrumento de música popular. Incluso, podrá formar parte de una orquesta típica, de una orquesta o ensamble de música venezolana, de una agrupación dedicada al rock, al jazz, a la música latina y/o afro-venezolana.

Soy baterista y me encanta el rock, ¿tengo algún chance de estudiar en El Sistema o de pertenecer a alguna agrupación u orquesta de este género?

Si, en muchos núcleos ya contamos con la práctica orquestal en distintos géneros musicales para ofrecer alternativas a los jóvenes venezolanos, incluso ya contamos con diferentes agrupaciones como la Big Band Jazz, la Orquesta Latinocaribeña, la Orquesta Afrovenezolana, el Ensamble de Alma Llanera y la Orquesta de Rock Sinfónico.

Tengo estudios de música realizados en el exterior y ya tengo 18 años de edad, ¿es posible ingresar a El Sistema en Caracas?

Todo niño o joven que desee inscribirse en el Sistema Nacional de Orquestas es bienvenido; para ello existen diferentes oportunidades de ingreso (audiciones, talleres de nivelación, seminarios, clases magistrales, etc), que permiten a los músicos interesados participar y optar por su inserción.

Me gusta la salsa y quiero estudiar música en un conservatorio, ¿será posible que me acepten en El Sistema o tengo que dirigirme a otras escuelas?

Claro que sí, contamos con el Programa de Música Popular, con el que se busca dar a conocer, explorar y abrir un camino musical a todos los interesados en este popular género. Su director es el profesor Alberto Vergara, percusionista, compositor y arreglista quien ha pertenecido por 30 años a la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela.

Soy estudiante universitario y quiero hacer mi tesis de grado sobre El Sistema de orquestas, ¿a quién puedo dirigirme para obtener información y poder trabajar mi tesis sobre este tema?

El interesado debe enviar un correo electrónico a contacto@fundamusical.org.ve, colocando sus datos personales, datos académicos o profesionales (dependiendo del caso) y una detallada solicitud donde informe motivo, necesidades, intereses, fines de la misma y comunicación de la institución académica. Una vez recibida la solicitud, dependiendo del área de estudio, la carrera del interesado, el nivel y el tema a investigar, El Sistema asignará una dirección responsable para atender la solicitud.

Juan Carlos Núñez: Los niños y jóvenes son la única opción para el arte

Juan Carlos Núñez Los Niños Y Jóvenes Son La única Opción Para El Arte

El compositor, arreglista y director venezolano es uno de los fundadores de El Sistema, hecho del que partió para describir en esta entrevista su visión histórica de la creación en el país y sus reflexiones sobre la música sinfónica

Juan Carlos Núñez (1947) es considerado uno de los compositores de vanguardia más importantes de Venezuela. El Sistema ha querido conversar con él sobre su obra, su devenir, cosa que fue imposible hacer desde una perspectiva individual. Este maestro vivió junto a José Antonio Abreu los primeros pasos que dio El Sistema, y aunque separó su presencia directa del crecimiento ocurrido en estas casi cuatro décadas para dedicarse a su obra, su análisis acerca de la búsqueda venezolana y suramericana de la sonoridad coloca, reiterativamente, a este proyecto como un punto de partida.

En adelante conversará sobre su posición creativa en el contexto que le tocó vivir: la contemporaneidad, una que quizás ayudó a comprender mejor sus estudios de historia en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Para este hombre, ganador del Premio Nacional de Música (1972), creador de la cátedra de composición Antonio Estévez y maestro del Programa de Formación Orquestal de El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, la fórmula final de la música no es un estilo, sino la búsqueda de una estética local y regional. Una búsqueda que no ha dejado de hacer y que espera responder impenitentemente con cada creación: ¿qué es ser venezolano?

 

-Cuéntenos, ¿cómo se describe usted como compositor?

Yo soy un compositor esencialmente ubicado después de los nacionalistas. En ese momento nos encontramos con una pregunta: ¿qué es lo que viene?, y otra versión de esa pregunta es lo que hago en la Segunda toccata; ¿cómo es la música sinfónica venezolana?

Todo eso tiene una contextura histórica, todo tiene una ubicación, y la gran pregunta -no sólo de Venezuela, sino de Suramérica- es: ¿dónde están las estéticas nuevas? En esas estéticas nuevas hay dos posiciones: una, que es lo que yo llamo el iluminismo europeo; copiarlo, que es la salida del 95%. Otra salida que es preguntarse qué es ser venezolano. Yo decidí enfocar mi música sinfónica en una estética propia que supuestamente es la lectura de toda esa contextualidad, donde incluso está incluido El Sistema, porque yo me voy de las escuela de música, la cuestiono porque pensaba que violaba mi espacio creativo con un sistema musical absurdo, decadente, pero al ocurrir eso surge El Sistema con una gran fuerza. Yo fui uno de los fundadores. Dejé el proceso de consolidación, que son estos 39 años, por esa obra sinfónica.

-Se separa usted marcadamente de la época del nacionalismo, ¿por qué?

Yo creo que el nacionalismo es un estado mental. Creo que después de la Cantata Criolla (Antonio Estévez) eso murió. Creo que el nacionalismo no es una fórmula, creo que es una cantidad de obras muy concretas, con nombres muy concretos, y eso ya pasó. Lo que íbamos a hacer con eso ellos lo hicieron muy bien.

 

-En esa búsqueda de la forma, quisiéramos saber no cuál es su estilo, sino a qué suena su obra. Usted ha dicho que la creación no está al margen de la sociedad, que el creador es un líder dentro de la comunidad…

 Sí, así es. La primera contradicción que hay en la orquesta es que es un producto europeo. En la medida en que queremos inventar una sonoridad diferente, nos encontramos reglas tremendas que no podemos violar: tímbricas, estructurales, pero, al mismo tiempo, el contenido de toda esa exaltación sinfónica es lo que, a mi juicio, tiene el valor. Yo creo que ese contenido es la opción de la metáfora que se quiere alcanzar, una que para mí no es la visión de un mundo que va a finalizar cuando yo desaparezca; no es la visión de un mundo transitorio, sino la visión de lo que será… de lo que será la visión de la orquesta traducida en esa metáfora. Muy distinta de la música europea, que tiene su propia discusión estética.

-Dentro de este proceso de masificación de la música que ha creado El Sistema, se observa que escoger el camino de la composición no es lo más común, pareciera ser una elección menos popular que dirigir o tocar un instrumento. Usted ha expresado antes que crear música requiere un rigor increíble y que hay que estar preparado para las carencias, ¿cuáles son esos rigores a los que se somete el compositor?

Yo pienso que el primer rigor y el primer impedimento para la creación es el actual sistema musical que toca el punto de la creación, es decir: los profesores de armonía, el pensum, la visión de todo eso. De ahí no va a salir absolutamente nada. Lo que iba a dar ese modelo lo dio, que es nada. Mientras que El Sistema -yo diría que reconociendo toda esa dedicación, no solamente mía, sino de otros muchos compositores- ha creado un programa donde la composición es una de las opciones, y te puedo decir con mucha sinceridad que por lo menos hay 7 jóvenes que no llegan a 25 años que serán mejores que todo lo anterior, ¿por qué? porque el modelo escoge materias muy concretas para no hacer perder tiempo al joven. El joven venezolano no tiene ni tiempo ni dinero para dedicarse como un europeo a la música.

-Explíquenos esa comparación entre el joven compositor venezolano y el europeo.

Bueno, que no tiene tiempo ni dinero. Allá eso es visto realmente como una profesión, y no es que aquí no pudiera ser, pero el objetivo, realmente -creo que en un 70%- no es ese. El objetivo de El Sistema es dar una multi opción de pertenecer a una herramienta social donde los objetivos no son académicos ni buscan tomar la posición del arte, o la discusión estética como una más en la sociedad, no, en El Sistema hay una opción total: son las 24 horas aquí. Esa es la forma de que funcione. La base conceptual es: ¿tú eres creador? bueno, aquí tienes todas las opciones a tu favor.

-Volviendo brevemente a la diferencia entre el nacionalismo y la modernidad en la composición: usted ha expresado en otras declaraciones que la modernidad es mucho más interesante que el nacionalismo. En ese sentido, ¿cómo se digiere la modernidad? Para algunos esta época podría manejar una estética indescifrable…

Las generaciones deben tener conciencia de su contextualidad. Esa conciencia de tu generación es -creo yo- la salida final de toda esta generación: que se den cuenta que no son Juan Carlos Núñez, que no son Estévez, que eso ya pasó. ¿Cómo colar a ese prójimo en esas nuevas generaciones? en primer lugar, dándole herramientas para que puedan analizar la estética de Pierre Boulez, de que no sean unos ignorantes. De que digan: “yo sé lo que es Béla Bartók porque lo puedo analizar”. Después de esa sapiencia de la forma universal nos podemos poner ante eso, saber que yo no soy eso, y decir: voy a hacer otra cosa.

Me he dado cuenta de que ese hombre nuevo, el nuevo artista, tiene muy poco de creación… es una parte muy pequeña. El otro 70% es el prójimo. Claro, si experimentas al prójimo. Esos jóvenes, finalmente, serán los que propondrán una nueva estética, son los que darán esa respuesta. No es extraño pensar que de este sistema saldrá una generación de autores masivos globalizantes, que sin traicionar su esencia y su contextualidad podrán hacer música… No soy yo, es alguien que tiene 20 años y que no es un ignorante. Para mí ese es uno de los retos. Ya hay unos 6 ó 7, que es bastante.

-¿Qué tienen ellos?

Tienen a El Sistema.

 

-¿Qué les dio El Sistema?

 La opción y el tiempo de reflexionar sobre sus problemas. No sobre los problemas de los nacionalistas, ni los minimalistas u obras incomprensibles.

-Maestro, ya que hablamos de El Sistema, ¿cuáles serían los esquemas que usted considera ha roto este modelo creado por el maestro José Antonio Abreu?

 Ha roto la imposibilidad de pensar que el latinoamericano es incapaz de entender todo el arte europeo. Ahora, afortunadamente, todo eso terminó. Comprendemos a Mahler, a Beethoven, a los grandes maestros de la música europea y podemos versionarlos. Yo creo que es la gran ecuación que resolvió José Antonio Abreu… como si el arte no es un problema de los artistas, como si es la consecuencia de una visión mucho más seria de la gente; una visión de tú a tú con la gente.

En una segunda etapa, sigue el afianzamiento de esta opción. Descrito con una palabra que está muy de moda en el mundo en este momento, El Sistema logró inclusión. En la música tienes que pertenecer a un prójimo, tienes que ser sociable, tienes que ser diplomático. Tienes que ser un ser evolucionado. Si no puedes entender eso, si no puedes estar en el prójimo, entonces no los vas a entender nunca. Esto es algo que ahora es mucho más constatable en la realidad: niños y jóvenes haciendo música… lo ves en otros países pero de una manera absolutamente distinta.

-¿Qué opinión le merece que El Sistema esté enfocado en trabajar con niños y jóvenes, que nuestros núcleos hayan llegado a sitios remotos, a comunidades vulnerables?

 Yo creo que es la única opción para el arte. No olvidemos que, finalmente,cuando escuchamos a la Simón Bolívar cuando hizo la Consagración de la Primavera (Igor Stravinsky) con Zubin Mehta, él fue tan exigente como con la Filarmónica de Nueva York, ¿y de dónde venían esos jóvenes? de la sociedad venezolana. Por eso El Sistema ha logrado enfrentar muchos prejuicios, y me voy otra vez al iluminismo europeo: el chamo no tiene el rollo de qué es Mahler, pero está experimentando la metáfora de Mahler. Esa sí le llega perfectamente de una manera libre, y estoy seguro que como a él le hubiese gustado que llegara.

-Finalmente, ¿cuál cree usted es legado más importante de El Sistema

Este sistema que ha logrado eliminar el prejuicio, la parte de la historia que nos va a hacer perder tiempo, que nos consideraría como unos intrusos. Eso es lo que el mundo debería reconocerle a José Antonio (Abreu). Ha enfrentado al minotauro del prejuicio. Para eso hay que tener una gran confianza, una gran conciencia y ser un gran músico para entender la historia de la música. No es que vamos a hacer una música de Marte, es la música, pero se filtraron los prejuicios que quitaron lo nocivo; la discusión por la discusión sin resultado. El Sistema debe ser permanente y debe afianzarse. La lucha debe ser constante.

¡Fíjate como los venezolanos pueden mostrar esa metáfora al mundo sin traicionar la obra de Tchaikovsky, por ejemplo! Quizás para los norteamericanos o para los franceses esa entrega es una debilidad, por un prejuicio. Entonces, ¿cuál es la gran ofrenda de El Sistema al final? el arte musical.

Buscar
X