Raimundo Pineda

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

Él es Raimundo Pineda, tiene 49 años y toca flauta. “Comencé en la música a los 4 años, en un kinder musical. Soy de una generación que tuvo el honor de trabajar con María Luisa Estopelo, en Maracay, en el Conservatorio del Estado Aragua”, me contó Raimundo acerca de sus inicios.

“Éramos una camada de muchachos que, muchos años después, terminamos en El Sistema, diseminados en diferentes orquestas tanto en Maracay como en Caracas. Si te soy sincero no sé el origen de mi elección del instrumento. El maestro Oswaldo Guevara llamó a un grupito de personas, sacó los instrumentos que llegaron y nos los mostró. En ese momento me dieron una flauta para probar y me gustó mucho, pero no fue una cuestión de vocación”, continuó. “Me mudé a Caracas porque hace 30 años esa era la meta de cualquier músico del interior del país. Apenas me gradué de bachiller me vine, de hecho creo que lo hice la misma semana que terminé los exámenes finales”, explicaba mientras intentaba recordar. “Cuando llegué a Caracas entré en la Orquesta Juvenil del Distrito Federal, que dirigía el maestro José Antonio Abreu”. “Es un cliché decir que la enseñanza que me ha dejado la música es el trabajo en equipo, pero es como ponerse de acuerdo para lograr un bien común, además, uno se olvida de todo lo exterior, al momento de tocar estamos como más limpios y nos unimos para construir algo intangible y etéreo, que genera una sensación indescriptible que, generalmente, se acerca a la felicidad”, terminó Raimundo, con una sonrisa de satisfacción.
El texto y la foto son de Carlos Vargas Ovalle, uno de nuestros percusionistas, quien, inspirado en las Historias de un vecino, de Donaldo Barros, hizo las historias de un músico.