Eddy Marcano

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

Eddy Marcano tiene 50 años de edad y toca violín. “Nací en Cabimas, estado Zulia, pero me crié en Margarita (me mude a la isla cuando tenía como 7 años). A los 5 años, por influencia de mi papá y mi hermano, comencé a tocar cuatro y también cantaba

Eddy Marcano

Eddy Marcano tiene 50 años de edad y toca violín. “Nací en Cabimas, estado Zulia, pero me crié en Margarita (me mude a la isla cuando tenía como 7 años). A los 5 años, por influencia de mi papá y mi hermano, comencé a tocar cuatro y también cantaba. A esa edad ya tenía un dúo con mi hermano, el punteaba y yo lo acompañaba con el cuatro; se llamaba El Dúo Marcano. Luego, también aprendí a tocar mandolina y ya a los 8 años comencé a tocar violín. Elegí ese instrumento porque cuando inició El Sistema allá en Margarita llegaron todos esos instrumentos que yo no conocía. Yo ya tocaba mandolina y como el violín tiene la misma afinación de la mandolina, inmediatamente sentí afinidad con ese instrumento”, explica Eddy. “Yo soy de la primera generación del primer núcleo de El Sistema en el estado Nueva Esparta, pero cuando me gradué de bachiller me mudé a Caracas porque en ese tiempo El Sistema allá no tenía el auge de ahora, que permite continuar tus estudios musicales en el interior del país.

Cuando salí de quinto año, ya había decidido que quería ser músico y me mudé para formalizar mis estudios de violín. Cuando llegué a Caracas entré en la Orquesta Juvenil del Distrito Federal, que dirigía el maestro Abreu. En el año 1988, se hicieron los concursos para entrar en la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar y una camada grande de la orquesta del Distrito Federal entró a la Simón Bolívar”, recuerda el violinista. “Tenacidad, disciplina y dedicación. Eso es lo que me ha dejado la música. El talento es un porcentaje muy breve, el resto tiene que ser disciplina y trabajo. La orquesta es una gran familia; la experiencia de la unión, de compartir. También fue la gran escuela de dirección, de interpretación, de conocimiento, de formación integral como músico. Todo eso gracias al maestro Abreu”, concluye Eddy.