Andrés Ascanio

Publicado por Prensa FundaMusical Bolívar.

Él es Andrés Ascanio (@ascanioandres), tiene 29 años, toca trompeta y es director de orquesta. “Yo estoy en El Sistema desde antes de nacer. Mi papá es fundador y mi mamá también trabaja ahí desde los inicios. Formalmente comencé a estudiar música a los 4 años, específicamente el piano.

IMG_1955

Él es Andrés Ascanio (@ascanioandres), tiene 29 años, toca trompeta y es director de orquesta. “Yo estoy en El Sistema desde antes de nacer. Mi papá es fundador y mi mamá también trabaja ahí desde los inicios. Formalmente comencé a estudiar música a los 4 años, específicamente el piano. Toqué ese instrumento hasta los 12 años, pero no me acuerdo de nada. A los 10 recibí dos clases de violín con mi papá, pero que va. Después de eso, estudié 6 meses percusión, pero tampoco. Mi tío, Frank Di Polo, toca muchos instrumentos, entre ellos la trompeta. Tiene una en casa y siempre toca. Un día le dije que me enseñara a tocar ese instrumento; me enseñó algunas cosas y así comenzó todo”, explicaba Andrés.

“Durante un año estudié piano y trompeta al mismo tiempo, pero la sonoridad y sobre todo la personalidad de la trompeta dentro de la orquesta me atrapó. Siempre me pareció un instrumento sobresaliente”, contó. “Mi papá siempre me insistió en que intentara dirigir, así que un día le pedí clases de dirección al maestro Abreu, y me dijo que sí.

Recuerdo que la primera clase comenzó a las 10 de la noche en su oficina; me tuvo dos horas con los brazos levantados. No podía con mi alma, sin embargo me dijo ‘nos vemos en dos días’, y así fue. Luego hicieron un festival de metales, y me invitaron a dirigir; fue mi primer concierto como director. En ese momento dirigí el concierto para trompeta de Haydn”, decía Andrés recordando. “Siempre la dirección fue algo secundario, hasta que dirigí mi primera ópera, ahí se convirtió en algo a la par con la trompeta”. “La música me enseñó a vivir. Aprendí a compartir, a trabajar en equipo, a convivir con muchas personas de distintos estratos sociales, de diferentes colores de piel y de diferentes religiones. La orquesta te enseña todo eso sin darte cuenta. Solo te das cuenta de todas enseñanzas obtenidas cuando eres grande y tienes más conciencia”, finalizó Andrés.